ECONOMÍAS TRANSFORMADORAS EN UN CONTEXTO DE URGENCIA ECOSOCIAL

Primer workshop del Proyecto de I+D+i: “Cambiando los paradigmas: prácticas y discursos de las economías transformadoras en un contexto de urgencia ecosocial” (PID2019-106757GA-I00  // ECOEMBEDDEDNESS)

18 y 19 de octubre de 2021

En el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología (Campus de Somosaguas) y en directo desde el Canal de la Facultad de Ciencias políticas y Sociología:

https://www.youtube.com/c/FacultaddeCienciasPol%C3%ADticasySociolog%C3%ADa

COMO LLEGAR: https://goo.gl/maps/1mVbEmx42N5eagUJ9

PROGRAMA DE ACTIVIDADES EN ABIERTO

LUNES DÍA 18 DE OCTUBRE

10:00. Presentación de las líneas generales del proyecto y el workshop (Representación Académica UCM y UNED; IPs del Proyecto Jesús Sánz (UCM) y Sara Sama (UNED) )

10:45. Ponencia: Álvaro Porro (Ayuntamiento de Barcelona).

11.15. Ponencia: Rubén Suriñach (XARXA d’ Economia Solidària).“Identificando el ecosistema de economías transformadoras y su potencial de cambio sistémico”

12:00. Conversatorio.

MARTES DIA 19 DE OCTUBRE

10.00. Ponencia: Dolors Comas d’Argemir. ( URV): “La producción de lo social. Cambios en la sociedad y cambios de sociedad”

11.00. Ponencia:  Benjamín Tejerina (UPV-EHU.).  “La movilización social y la acción colectiva colaborativa: Los impactos sociales del ‘arte de (re)hacer’ la vida compartida”

12.00. Conversatorio

PODCAST 2_05/10/2021

Provisión de los cuidados y gestión de los tiempos dedicados a la vida: “Senda de cuidados”, un caso de autoempleo cooperativo vinculado con el empleo del hogar y de cuidados.

https://canal.uned.es/video/615ae687b6092336527f9a98

Alba Artiaga Leiras licenciada en Economía y doctora en Sociología. Profesora de sociología en la UCM. Sus líneas de investigación son Género, cuidados y economía, la dependencia, el trabajo y la economía el poder y las in tervencioness políticas desde una mirada feminista.  Forma parte del Instituto de sociología para el estudio de las transformaciones sociales contemporáneas (TRANSOC) y el grupo de investigación EGECO (empleo género y cohesión social de la UCM)

Sofía Ugena Sancho licenciada en Antropología y Psicología y doctora en filosofía por la UCM, es tutora de antropología en  la UNED

Alberto Lozano Gómez graduado en Antropología social, está cursando el Máster de Estudios Avanzados en Trabajo y Empleo (UCM). En su trabajo de fin de máster aborda el tema de las identidades laborales entre los jóvenes. Sus prácticas externas del Máster las ha realizado en el proyecto ECOEMBEDDEDNESS desarrollando la cuestión  de la resignificación del trabajo en las “economías transformadoras”

Sara Sama Acedo licenciada y doctora en Antropología social y cultural por la UCM, es profesora de Antropología en la UNED.Ha investigado sobre convergencias entre la ciudad y las TICs así como en la producción, apropiación y gestión del espacio público urbano. Actualmente es co- IP en ECOEMBEDDEDNESS  y aborda la gestión urbana de los recursos medioambientales en el contexto de la transición ecosocial y a la crisis ecológica. (http://orcid.org/0000-0003-2356-5293

Lourdes Nieto Quintas redactora – locutora, CEMAV, UNED

podcast 1 _10/09/2021

La resignificación del trabajo y el cooperativismo de plataforma: Mensakas, una cooperativa nacida al calor de la lucha sindical del colectivo Riders x

https://canal.uned.es/video/6139c914b6092362e3379fa2

Raquel Alquézar Crusellas doctora en Antropología Social por la Universitat de Barcelona y licenciada en Historia por la Universidad de Zaragoza. Actualmente vinculada al Grup d’Estudis sobre Reciprocitat (GER) de la Universitat de Barcelona e integrante de la Comisión del Balance Social de la XES y de la Comisión Social de Coop57. Su principal interés de investigación es la ESS y las finanzas éticas. Miembro de nuestro proyecto. Es profesora asociada, Universidad de Girona

Alberto Lozano Gómez graduado en Antropología social, está cursando el Máster de Estudios Avanzados en Trabajo y Empleo (UCM). En su trabajo de fin de máster aborda el tema de las identidades laborales entre los jóvenes. Sus prácticas externas del Máster las ha realizado en el proyecto ECOEMBEDDEDNESS desarrollando la cuestión  de la resignificación del trabajo en las “economías transformadoras”

Sara Sama Acedo licenciada y doctora en Antropología social y cultural por la UCM, es profesora de Antropología en la UNED.Ha investigado sobre convergencias entre la ciudad y las TICs así como en la producción, apropiación y gestión del espacio público urbano. Actualmente es co- IP en ECOEMBEDDEDNESS  y aborda la gestión urbana de los recursos medioambientales en el contexto de la transición ecosocial y a la crisis ecológica. (http://orcid.org/0000-0003-2356-5293

Lourdes Nieto Quintas redactora – locutora, CEMAV, UNED

De la centralidad del trabajo a la centralidad de la vida: aportaciones desde las economías transformadoras

Alberto Lozano Gómez (albloz01@ucm.es)

El trabajo es una construcción social referida a un contexto cultural e histórico concreto que ha ido convirtiéndose en la “institución central de integración y participación del individuo en la sociedad” (López, 2012:83). Esta centralidad no ha sido una constante en nuestra historia como especie y, además, está siendo cuestionada hoy en día, en tanto los anclajes jurídicos que regulan el derecho del trabajo han sido puestos a disposición de las necesidades productivas. Las sociedades preindustriales no se estructuraban por el trabajo, ni siquiera la noción moderna de trabajo puede servirnos para dar cuenta del modo en que en la antigüedad se aprovisionaban y producían los bienes y servicios necesarios para reproducir las condiciones de existencia. La Modernidad viene a invertir la valoración tradicional del trabajo como actividad penosa para erigirlo en una tarea central para la sociedad, como fuente de producción de riqueza y, para el individuo, como elemento para la formación de su identidad y para la consecución de un estatus y derechos sociales asociados. A la luz de la configuración de sentidos y prácticas en torno al trabajo que trae consigo el desarrollo de la economía capitalista, en las siguientes líneas se observará la resignificación del trabajo en las llamadas “economías transformadoras”, un ámbito que integra experiencias e iniciativas que buscan construir otras formas de vida y de economía que desborden las lógicas sociales, económicas y culturales que configuran el capitalismo actual. Lo abordamos desde tres ejes argumentales: en primer lugar, se exponen los fundamentos teórico-políticos de la noción hegemónica de trabajo; en segundo lugar, se relacionan estos fundamentos con los cambios producidos en el modo capitalista de producción a partir de las décadas de 1970/1980; por último, se plantea la discusión acerca de cuáles podrían ser los sentidos y prácticas del trabajo que son disputados por algunas de las experiencias de las economías transformadoras.

1. Fundamentos teóricos del trabajo asalariado.

Existen una serie de procesos teóricos y políticos que constituyen los fundamentos básicos de la construcción histórica y presente del trabajo asalariado. Marx entendía la acumulación primitiva (Marx, 2009), como una serie de procesos históricos que despojan a los sujetos de sus medios de vida y los lanza en condiciones de trabajadores libres al mercado de trabajo. Desde aquí, el nacimiento de la sociedad de mercado autorregulado alumbrará una forma particular de mercancía, la fuerza de trabajo. La fuerza de trabajo, junto con el dinero y la tierra, pasa a formar parte de las mercancías que circulan en el mercado, y que contribuye a los procesos de creación de valor en el mismo, pero esta lo hace en forma de mercancía ficticia (Polanyi, 2007), en la medida en que no ha sido producida para su venta en el mercado. Siguiendo a Polanyi, hay que entender la fuerza de trabajo como una potencia en tanto necesita de los medios de producción para poder realizarse en acto. Al ser despojados de sus medios de vida, los y las trabajadoras irán viendo limitada la posibilidad de garantizar su existencia fuera del mercado. Finalmente, el proceso de institucionalización definitivo del trabajo como categoría central “culmina con el reconocimiento jurídico de una fórmula contractual específica -el contrato de trabajo- y con la nueva fuente de derecho que va a regular su aplicación -el derecho del trabajo” y la posterior norma de empleo (López, 2012:90).Así, observamos la centralidad del trabajo asalariado en nuestras sociedades desde dos ángulos complementarios. Por un lado, vinculada a la noción de trabajo asalariado en tanto mercancía que forma parte de los procesos de creación de valor en el ámbito productivo; por otro lado, relacionada con la articulación de derechos de ciudadanía.

La noción moderna de trabajo viene unida a la de riqueza en tanto valor monetario (Naredo, 2006). Así, tras una serie de cambios de mentalidad originados en distintos ámbitos y por diferentes fenómenos (la filosofía cartesiana, la nueva ciencia, el protestantismo y el nacimiento del Estado y de la burguesía como factores principales) se comienza a generar una visión positiva y homogénea del trabajo, erigiéndose como “el principal factor de producción de riqueza e incluso el único” (Naredo, 2006:163). De modo que, con el desarrollo del capitalismo, la comprensión acerca del trabajo ha quedado vinculada a todas aquellas actividades productivas en el ámbito del mercado. Es decir, el trabajo queda delimitado conceptualmente como una actividad que sirve para agregar valor a la producción de mercancías y, por lo tanto, fuente de todo el valor monetario, entendido como riqueza, que se genera en los ciclos de acumulación del capital productivo. Consecuentemente, solo se ha entendido que el trabajo socialmente relevante es aquel que se produce en el ámbito del mercado a cambio de una retribución monetaria (Prieto, 2007). Como ha demostrado la crítica feminista, esta centralidad del trabajo como factor productivo excluye de su campo de visión todos aquellos trabajos que, aparentemente, no actúan como inputs de un proceso productivo, dada la comprensión restringida de producción, construyendo a su vez una más que problemática dicotomía entre los ámbitos de la producción y la reproducción.Por su parte, la otra dimensión de la centralidad moderna del trabajo que queremos resaltar es su condición de articulador de derechos de ciudadanía (López, 2012; Alonso, 1999; Castel, 2002). Tras el final de la II Guerra Mundial “el propio concepto de ciudadanía y el concepto del trabajo se hermanaban en una sociedad laboral que hacían del derecho público al trabajo el centro de sus propias convicciones sociales” (Alonso, 1999:7). El conocido como Estado de Bienestar sitúa al trabajo asalariado como eje de reconocimiento social a partir de una intervención que pretendía regular y mantener en un cierto equilibrio los intereses económicos y la protección social, así como las demandas de bienes públicos de la ciudadanía (Alonso, 1999). Así, en la medida en que se participaba del mercado laboral se podría considerar al trabajador o trabajadora como sujeto de derecho. La protección del derecho laboral garantizaba unas trayectorias laborales relativamente estables y predecibles, consolidándose la ecuación trabajo igual a empleo en tanto norma social. Es decir, que el empleo son todos aquellos trabajos que se dan en el ámbito del mercado y se encuentran normados (Prieto, 2007). La centralidad de esta noción de trabajo dejaba prácticamente como sujeto de derecho al trabajador varón y las mujeres, por su posición subordinada en el mercado laboral, serían sujetos de derechos derivados o de no derechos, en la medida en que las actividades que realizaban en el ámbito del hogar no formaban parte de esta norma de empleo.

2. La centralidad del trabajo a la luz de los cambios laborales en el capitalismo actual.

El final del proceso de extensión del salariado por todos los estratos de la sociedad que supuso el Estado del Bienestar, viene seguido por un cuestionamiento profundo de la centralidad del trabajo asalariado. Como articulador de derechos, el trabajo se ha visto afectado por los nuevos dispositivos de gestión, control y movilización de la fuerza de trabajo a partir de las décadas de 1970/1980, imponiendo límites a la intervención del Estado keynesiano. Las transformaciones producidas en el seno de las economías capitalistas tienen dos dinámicas explicativas fundamentales, “la desregulación del mercado de trabajo y la liberalización de los mercados a nivel internacional” (López e Ibáñez, 2013:76), como respuesta a la crisis de acumulación fordista. La forma contractual típica (la relación salarial) convive con “formas “atípicas” de empleo dotadas de menores derechos” (Riesco, 2019:621), fruto de los cambios tecnológicos y su uso productivo. La búsqueda de la flexibilidad laboral está dando lugar a fenómenos bien conocidos como la precariedad o el desempleo estructural (la sociedad del trabajo sin trabajo). Las instituciones hegemónicas impulsan políticas de empleo que profundizan la individualización y psicologización de problemas laborales que son de índole estructural “para permitir una optimización de la posición individual en el mercado” (Crespo, Revilla y Serrano, 2009:96). Estas cuestiones han conducido a un cuestionamiento de la centralidad del trabajo en tanto no es garantía de derechos. De esta forma, algunos hablan de una “sociedad del riesgo” (Beck, 2019) en tanto los anclajes de la sociedad salarial se han plegado a los intereses de los mercados desplazando el riesgo social a los individuos. La mercantilización y remercantilización del Estado deja sin garantías de vida digna a los grupos más desfavorecidos de la sociedad, lo cual, sumado a la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo y a la escasa responsabilidad masculina ha llevado también a una crisis de los cuidados (Carrasco, 2017). La noción de trabajo sigue anclada a su vinculación de productor de riqueza monetaria (cada vez más exigente en sus criterios de competitividad), sin embargo, la participación de este no garantiza la subsistencia. La ficcionalidad de las mercancías trabajo, dinero y tierra circulan en unos mercados desincrustados de la sociedad (Maya, 2014). Como consecuencias de la mercantilización de estos elementos, la fuerza de trabajo queda puesta al servicio de las necesidades productivas, inserta cada vez más en lógicas de flexibilización y precariedad; la financiarización del capital y la concentración de poder de las instituciones financieras que marcan los criterios de competitividad; y el impacto ecológico derivado de las prácticas extractivistas.

De esta forma, y a modo de conclusión de estos dos ejes argumentales, el trabajo como mercancía y factor productivo ha llevado a una serie de consecuencias (precariedad laboral, desempleo, flexibilidad numérica y funcional, etc.); derivado de esto, el elemento de centralidad en tanto articulador de derechos se ha puesto en cuestión en la medida que el Estado, como agente encargado de garantizar una serie de provisiones y servicios a los y las ciudadanas, ha reconfigurado su acción de mediador por el de actor mercantilizador y remercantilizador (con las privatizaciones como su herramienta ideológica fetiche). Así pues, se plantea como una urgencia teórica y política el cuestionamiento de la noción moderna de trabajo y la puesta en práctica de alternativas que no supediten las necesidades humanas a los intereses de los mercados. Desde este escenario es donde se pretende analizar el modo en que las economías transformadoras disputan el sentido hegemónico del trabajo como factor productivo exclusivo del mercado de trabajo.

3. Resiginifcaciones del trabajo.

La noción actual de trabajo es, por tanto, heredera de una visión productivista del mismo. La razón productivista del trabajo (Naredo, 2006), han propiciado análisis y políticas que han tenido en la producción de mercancías para el mercado y la creación de valor monetario el centro de gravedad del capitalismo, y que se han acentuado con los cambios productivos recientes al buscar economías cada vez más competitivas. De esta forma, los análisis económicos “consideran las condiciones de vida como un efecto final de la producción, adaptables respecto a los procesos de acumulación” (Picchio, 2009:28). De modo que se ha producido un “estrabismo productivista” (Picchio, 2009:28) que oculta las formas en que la sociedad reproduce sus condiciones de existencia, las cuales desbordan la dimensión productiva del trabajo. La ecuación trabajo igual a empleo ha invisibilizado prácticas no mercantiles que constituyen las condiciones de posibilidad de reproducción de la fuerza de trabajo. La mercancía fuerza de trabajo necesita reproducirse todos los días como condición sine qua non para la obtención de plusvalor por parte del capitalista, lo cual se produce en la esfera doméstica (Carrasco, 2011, 2017). Así, el trabajo de cuidados, protagonizado mayoritariamente por mujeres, ha quedado fuera de las nociones de trabajo, centradas en la dimensión productiva. Lo mismo sucede en economías del sur global, donde el trabajo informal supone una parte importante de las rentas con las que viven los y las trabajadoras (Spink, 2011). Este eje, tiene como concepto transversal el de “sostenibilidad de la vida” (Carrasco, 2017:71) con el fin de reorientar el análisis económico y del trabajo. El objetivo del trabajo, desde este enfoque, ya no es el de la producción de riqueza monetaria en los ciclos de acumulación de capital sino el de garantizar las condiciones de vida de las personas, reconociendo para ello las múltiples interdependencias entre “lo ecológico, lo económico, lo social y lo humano” (Carrasco, 2017:71). En otras palabras, el “deber ser” pasa por situar la vida en el centro plegando los intereses productivos a dicho objetivo y no al revés. Para ello, la interpretación sobre las prácticas de las economías transformadoras en relación al trabajo se puede estructurar en dos argumentos: la reorganización del trabajo en clave de soberanía de los y las trabajadoras y la transformación del sentido y fin último del trabajo y la producción. Este es el marco desde el que podemos ver el modo en que las distintas experiencias concretas, que se engloban bajo el concepto de economías transformadoras, disputan el sentido hegemónico del trabajo.

Si una de las condiciones de posibilidad para la construcción del sentido moderno de trabajo era la desposesión de los medios de vida que implicó la acumulación primitiva, el movimiento en defensa de los comunes busca contestar esta desposesión construyendo sus propios medios de subsistencia. Una disputa centrada en la soberanía de los y las trabajadoras sobre el propio proceso productivo al interior de la organización. No solo la propiedad pasa a ser colectiva, sino que la toma de decisiones se lleva a cabo con una mayor horizontalidad. De esta forma, el movimiento cooperativista urbano, rural o digital, “como instituciones del común”, busca “el sustento material de unas relaciones sociales no dependientes, es decir, emancipadoras para el individuo y la comunidad” (Sabín, 2015:38). Con esta idea, también se descentra el trabajo de su estrabismo productivo, para centrarlo en garantizar la subsistencia en tiempos donde el trabajo asalariado ni siquiera es ya una garantía para vivir y su centralidad como articulador de derechos está en cuestionamiento. Se busca reforzar así la soberanía de los y las trabajadoras en la producción/reproducción de las condiciones de vida. Situar la vida en el centro pasa, en este sentido, por desmercantilizar la fuerza de trabajo y dejar de entenderla exclusivamente como un factor productivo fuente de riqueza monetaria. Así, desde las múltiples formas en las que se expresan las economías transformadoras, los derechos laborales de los y las trabajadoras se sitúan en el centro, cuando no se supera incluso la condición asalariada del trabajo a partir de economías solidarias no mercantiles que garantizan la subsistencia de sus miembros y la comunidad. Las cooperativas pretenden insertar lógicas democráticas de funcionamiento e introducir valores como la cooperación o la solidaridad a formas de autoempleo que no pasen por el emprendimiento neoliberal. Pero es en el terreno de la práctica donde se deben poner a prueba estos discursos. Como destacan algunos acercamientos etnográficos a diversas experiencias (Sanz, 2019; Homs, 2019; Escribano, et al., 2020), existen tensiones con el ámbito económico hegemónico donde operan. De esta forma, se dan situaciones de autoexplotación entre las personas que participan de algunas de estas iniciativas como forma de sacar adelante un proyecto que convive con el mercado capitalista. Es una suerte de voluntarismo que reproduce dinámicas de precariedad cuyo efecto “hace que se haga difícil la disociación entre trabajo, militancia y vida personal” (Sanz, 2019:222). De este modo, se da el riesgo de desplazar la precariedad laboral basada en la extracción de plusvalor desde una concepción mercantilista de la fuerza de trabajo a otra basada en el voluntarismo militante o activista. En cualquier caso, aprendiendo de las tensiones existentes en la práctica, las economías transformadoras sitúan las bases para pensar en otro tipo de relación con el trabajo que nos ayude a trazar vínculos no precarios con este en la medida que su actividad no está orientada a la acumulación sino a garantizar la vida.  La centralidad del trabajo asalariado se pone en cuestión imaginando nuevas formas de relación con el trabajo que no pasan por la dependencia ni por el mercado.

 Poner la sostenibilidad de la vida en el centro, no solamente tiene como eje la reorganización del trabajo, también implica un cuestionamiento frontal al sentido y objetivo último del trabajo y la producción, centrado bajo el modo de producción capitalista en la acumulación de riqueza. Contrariamente a la noción hegemónica, las economías transformadoras buscan producir para garantizar la vida humana y no humana. Así, estas expresiones no capitalistas de entender el trabajo, y ligadas a las connotaciones morales con las que se definen, cuestionan si determinados trabajos “son socialmente útiles, si satisfacen alguna necesidad humana o no humana o si son sostenibles medioambientalmente” (Grupo de Feminismos Desazkundea, 2015:19). De esta forma, en la búsqueda de un modelo de producción distinto, centrado en satisfacer los intereses de todos y todas, y que no tenga la acumulación como telos, es importante plantearse qué trabajos son socialmente necesarios y deseables. “El mantenimiento del empleo de cualquier sector no puede ser el único principio a la hora de valorar los cambios necesarios en el tejido productivo porque esto abocaría a establecer parches que no resuelven los problemas estructurales” (Herrero, 2012:62). El trabajo, en lugar de estar supeditado a los intereses del mercado, se orientan hacia las necesidades sociales, incluyendo el impacto ecológico que puedan tener las actividades.

Las urgencias actuales en el mundo laboral derivadas de la noción capitalista del trabajo son muchas y cada vez afectan a un mayor conjunto de la población. Si bien existen mecanismos jurídicos o legislativos orientados a regular los efectos de la actual fase neoliberal, se hace necesario imaginar otras fórmulas que superen las contradicciones que se dan al interior del modelo económico e ideológico en el que vivimos y que no traten de poner parches a “un sistema económico que tiende a comportarse (abandonado a su propia dinámica de expansión depredadora) de una manera racista, colonialista y heteropatriarcal” (Alonso, 2015:5). Con sus limitaciones y tensiones, pero también con sus posibilidades, las economías transformadoras sirven también, desde el análisis social, como laboratorios donde experimentar otras formas de producir, consumir, trabajar y relacionarse; buscar otra sociedad donde el trabajo asalariado deje de ser el eje central de la misma en favor de un modelo que sitúe en el centro de las prioridades la sostenibilidad de la vida.

Referencias bibliográficas

Alonso, L.E. (1999). Crisis de la sociedad del trabajo y ciudadanía: Una reflexión entre lo global y local. En “Política y Sociedad”. Nº 31, pp. 7-35.

Alonso, L.E. (2015). La Crisis de la Ciudadanía en Europa. En “Revista Econômica – Niterói. Nº1 (17), pp. 69-85.

Alonso, L.E. (2015). Presentación: El procomún y los bienes comunes. En “Economistas sin fronteras”. Nº 16, pp.4-7.

Beck, U. (2019). “La sociedad del riesgo. Un análisis panorámico de los peligros que corren las sociedades occidentales”. Barcelona: Paidós.

Carrasco, C. (2011). La economía del cuidado: planteamiento actual y desafíos pendientes. En “Revista de Economía Crítica”. Nº11, pp. 205-225.

Carrasco, C. (2017). La economía feminista. Un recorrido a través del concepto de reproducción. En “Ekonomiaz”. Nº91 (1), pp. 52-77.

Castel, R. (2002). “La metamorfosis de la cuestión social. Una crónica del salariado”. Recuperado de: https://cutt.ly/NcOCHd2

Crespo, E., Revilla, J. y Serrano, A. (2009). Del gobierno del trabajo al gobierno de las voluntades: el caso de la activación. En “Psicoperspectivas”. Nº2 (8), pp. 82-101.

Grupo de Feminismos Desazkundea. (2015). Decrecimiento feminista. Una perspectiva desde los comunes. En “Economistas sin fronteras”. Nº 16, pp. 17-23.

Herrero, Y. (2013). Miradas ecofeministas para transitar a un mundo justo y sostenible. En “Revista de Economía Crítica”. Nº16, pp. 278-307.

Homs, P. (2019). (Des)encuentros entre las instituciones y la economía social y solidaria en Cataluña. En “Revista de Antropología Social”. Nº 28(2), pp. 227-246.

López, P. e Ibáñez, R. (2013). La conformación del modelo productivo español: el caso paradigmático de la industria del software. En “Lan Harremanak”. Nº28, pp 70-99.

López, P. (2018). Subjetividad precaria como recurso productivo. Crisis, trabajo e identidad en las periferias metropolitanas desindustrializadas. En “Revista Española de Sociología (RES)”. Nº27, pp.0000.

Marx, K. (2009). “El capital. Crítica de la economía política”. Madrid: Siglo XXI Editores.

Massaroli, P. (2008). Las transformaciones del mundo del trabajo… un eje para el debate desde la perspectiva de la economía social y solidaria. En “Tiempo de Gestión”. Nº6 (4), pp. 13-26.

Maya, C.J. (2014). Actualidad de la crítica de Karl Polanyi a la sociedad de mercados. En “Política y Cultura”. Nº41, pp. 143-166.

Naredo, J.M. (2006). “Raíces económicas del deterioro ecológico y social. Más allá de los dogmas”. Madrid: Siglo XXI.

Picchio, A. (2009). Condiciones de vida: perspectivas, análisis económico y políticas públicas. En “Revista de Economía Crítica”. Nº7 (1), pp. 27-54.

Polanyi, K. (2007). “La gran transformación. Critica del liberalismo económico”. Recuperado de: https://cutt.ly/scOZwIN

Prieto, C. (2007). Del estudio del empleo como norma social al de la sociedad como orden social. En “Papeles del CEIC”. Nº 28 (1), pp.1-28.

Riesco, A. (2019). Fronteras del trabajo asalariado y nuevas formas de empleo en Europa: el caso del trabajo autónomo y el emprendizaje. En “Cadernos do CEAS: Revista Crítica de Humanidades”. Nº. 248, pp. 608-636.

Sabín, F. (2015). La economía solidaria, el movimiento cooperativista y los bienes comunes”. En “Economistas sin fronteras”. Nº 16, pp. 37-41.

Sanz, J. (2019). Economía social y solidaria, emprendimiento social y economía popular en la sociedad post-crisis. En “Revista de Antropología Social”. Nº 28(2), pp. 205-226.

Spink, P. (2011). ¿Qué pasó con el trabajo?: de la centralidad de los zapatos, barcos y lacre a los problemas planteados por los cerdos volando. En “Athenea Digital” Nº3 (11), pp. 3-24.

Vázquez, J.F. (2006). La construcción social del concepto moderno de trabajo. En “Nómadas. Critical Journal of Social and Juridical Sciences”. Nº3 (13) vol. 13. Recuperado de: https://cutt.ly/scO3z62

(RE) SIGNIFICACIÓN DE LA PRODUCCIÓN/GESTIÓN EN LA “ECONOMÍA DE PLATAFORMA”

RELATORÍA DEL SEMINARIO PERMANENTE ECOEMBEDDNESS_AMBITO 5
17 junio 2021
Raquel Alquézar Crusellas y Richard Pfeilstetter

La economía de plataforma ha experimentado un auge a partir de la crisis del 2008 y se ha consolidado como un modelo económico de extracción, procesamiento y explotación de datos masivos, con grandes corporaciones exitosas como son Airbnb, Amazon, Uber o Deliveroo (Scholz, 2016). Estas plataformas suponen una resignificación del concepto de trabajo, organizado en torno a una plataforma digital, donde trabajadores y consumidores compran y venden sus servicios. Este modelo de economía se ha visto intensificado desde la pandemia del COVID.

Las plataformas digitales han irrumpido en todos los sectores de la economía, donde pocas empresas acaban adquiriendo una posición monopolística o hegemónica (Srnicek, 2018). Frente a este planteamiento inicial, existen iniciativas que se proponen limitar esta lógica y presentan aspectos diferenciales en términos de propiedad, como ocurre con el cooperativismo de plataforma, o en términos del uso abierto de su producto, como ocurre en el ámbito de programas digitales libres como el Open Source o Wikipedia (de Requena, 2019; Contreras, 2004) o en términos de impacto en el entorno, como ocurre en las plataformas vecinales para reactivar el comercio local.

En el ámbito 5 del proyecto EcoEmbeddedness nos proponemos explorar las condiciones sociales de nuevas plataformas alternativas o contrahegemónicas y analizar los límites y potencialidades que las nuevas tecnologías ofrecen para la gestión compartida de los medios de producción, la difusión abierta del conocimiento producido o el impacto positivo en el entorno en el que se opera.

Dimensiones de análisis y retos de nuestros casos de estudio

Nos proponemos investigar a tres dimensiones de análisis: (1) Diferencia entre modelos de plataformas (corporativa, cooperativa, procomún, etc) y los diferentes bloques geopolíticos a los que pertenecen (China, Europa o EE. UU., por ejemplo). (2) Relaciones sociales internas de la organización (trayectoria, dinámicas internas, financiación) y las tensiones que experimentan. (3) Relaciones sociales con el entorno en el que se desarrollan y la comunidad con la que se relacionan.

Dentro del amplio ámbito de las plataformas digitales, nos proponemos abordar el sector de la mensajería y sus trabajadores, los riders, en la ciudad de Barcelona. También abordaremos alguna red local de actores alrededor de Edimburgo en busca de alternativas a las grandes plataformas.

Cooperativa Mensakas en Barcelona, caso de estudio de nuestro ámbito. Noviembre 2021

Los retos que nos encontramos a la hora de analizar nuestros casos de estudio pasan por el enfoque desde donde queremos estudiarlas. Somos conscientes de diferentes perspectivas prioritarias posibles: las relaciones de trabajo, las relaciones de propiedad, la creación de la propia plataforma, la creación de derechos sobre productos que se crean o el compromiso que adquiere la plataforma con el entorno social con el que se relaciona. Las relaciones de género y la gobernanza de la organización son otras dimensiones transversales que tomar en cuenta.

Nos interesa indagar en la manera que estas nuevas formas de trabajo, propiedad o impacto suponen una alternativa o transformación de las hegemónicas. Y los diferentes grados o negociaciones que se producen en este objetivo alternativo de limitar la hegemonía de las grandes economías de plataforma, así como el trasvase de sus agentes, las tensiones sobre la capitalización del trabajo o de la protesta, en algunos casos.

Los cambios que han producido en nuestras vidas las plataformas digitales, sobre todo en periodo de pandemia COVID han transformado nuestra manera de concebir el consumo de bienes y servicios. El uso masivo de plataformas de compra y transporte supone un cambio de modelo en las relacionales sociales de la sociedad. Han surgido start ups que han sido celebradas como modelos de emprendeduría, pero que, sin embargo, pueden amenazar servicios públicos como la educación.

Por último, nos interesa indagar en los diferentes debates que se establecen en torno a estos temas, que, en el caso de los riders, por ejemplo, giran en torno a la creación de leyes sobre falsos autónomos y que pretenden visibilizar las relaciones de trabajo que quedan ocultas dentro de las grandes plataformas hegemónicas.

Referencias

Contreras, Pau (2004): Me llamo Kohfam. Identidad hacker: una aproximación antropológica, Ed. Gedisa, Barcelona

De Requena, Fernando (2019) Del Hau a la GPL: una etnografía sobre la constitución del Debian como colectivo sociotécnico (tesis)

Scholz, Trébor (2016), “Cooperativismo de plataforma. Desafiando la economía colaborativa corporativa”, publicado por Dimmons versión on line: https://dimmons.net/wp-content/uploads/2016/05/maq_Trebor-Scholz_COOP_PreF_DP.pdf

Srnicek, Nick (2016), Platform capitalism, Polity Press, Cambridge

Sostener y reproducir las vidas en el contexto de la transición ecosocial y a la crisis ecológica.

RELATORÍA DEL IV SEMINARIO PERMANENTE ECOEMBEDDEDNESS (9/4/2021)

ÁMBITO 3: Sara Sama Acedo (ssama@fsof.uned.es); David Berna (dberna@cps.ucm.es); Patricia Homs (patihoms@gmail.com)

Introducción. 

Algo característico en nuestra época es la tendencia a naturalizar la dicotomía producción/reproducción hasta convertirla en un dualismo ahistórico y desligado de los condicionantes ecológicos que lo sustentan (Carrasco, 2009; Perez Orozco, 2010). Así como la impracticabilidad de pensarnos con los “otros” y con el medio (Santamarina, 2006). En este sentido, tanto las grandes desigualdades en las formas de acceso, producción y distribución de los recursos como la crisis medioambiental y la gestión de la misma desde organismos nacionales e internacionales tiende a considerarse como una sucesión de procesos derivados de las actividades “normales” de los seres humanos. De esta forma, lejos de cuestionar los factores sociopolíticos y económicos estructurales que los provocan, la atención y la acción tiende a desviarse hacia el discurso científico técnico y a promover acciones normativas que garantizan la reproducción del sistema.

Frente a ello, las perspectivas ecofeministas de la sostenibilidad de la vida proponen desmantelar el artificio teórico-político que separa humanidad de naturaleza; establece la importancia material y cultural de los vínculos y las relaciones; se centra en la inmanencia y vulnerabilidad de los cuerpos y la vida humana; y otorga papel esencial a la producción y a la reproducción como elementos indisociables del proceso económico (Yayo Herrero, 2016). De forma concreta:

  • Problematiza la relación dual entre naturaleza y sociedad ampliando la mirada hacia formas alternas de entender las articulaciones entre lo natural y lo humano.
  • Nos invita superar el pensamiento dualista entre la producción vinculada a la producción de mercancías y al valor de cambio y la reproducción vinculada al ámbito doméstico y al valor de uso (Reigada, 2012).
  • Nos lleva a cuestionar la reducción del empleo y el trabajo a actividades vinculadas al ámbito mercantil para ampliar la mirada hacia todas aquellas actividades y trabajos no remunerados como piezas claves para la vida.
  • Nos conduce a problematizar el concepto de grupo doméstico como una unidad de análisis cerrada y ver las relaciones de poder dentro de los grupos domésticos especialmente vinculadas al género o la edad (Reigada, 2012). 
  • Propone abordar el estudio de prácticas y relaciones que expresan lógicas no capitalistas en la que las acciones, ya sean productivas o reproductivas, no están siempre ni “naturalmente” orientadas a la acumulación de capital.

En el Ámbito 3 del proyecto ECOEMBEDDEDNESS dedicado a la “Gestión de los recursos medioambientales en el contexto de la transición ecosocial y a la crisis ecológica” hemos tenido en cuenta los desarrollos y propuestas teórico-metodológicas en torno al concepto de sostenibilidad de la vida para  trabajar nuestros casos de estudio (comunidades neorurales, sistemas de aprovisionamiento agroecológico y procesos y prácticas orientados a la renaturalización de la ciudad (huertos urbanos) en base a tres dimensiones de análisis: Lógicas de la naturaleza, Prácticas, discursos y valores en lo socioeconómico y lo político y las derivas de la institucionalización.

1. Rutas y derivas desde cada dimensión de análisis.

1.1. Lógicas de la Naturaleza

Desde esta dimensión pretendemos abordar los vínculos, relaciones de poder y tensiones existentes entre las diferentes cosmovisiones de “la naturaleza” que definen la relación de los agentes humanos y no humanos en el contexto actual de “crisis medioambiental”; las taxonomizaciones y los procesos de identificación de “la naturaleza” y “lo natural” en los ámbitos del habitar,  la producción económica y el consumo .

Conectar las  prácticas contemporáneas de relación y jerarquización de lo humano con lo no-humano, definido como “naturalezas “, con las narrativas y relaciones de las que emana y dialoga puede abrirnos un espacio de investigación y análisis desde la complejidad y la interrelación. Tal como apunta Giorgi (2014), estas lógicas de la naturaleza estarían en la base del ordenamiento de los cuerpos, subjetividades, sentidos, territorios y las gramáticas de lo posible alrededor de la oposición humano no-humano. Funcionan cómo coordenadas que orientan las prácticas de producción  y reproducción social y económica, de la vida y el consumo.

En un periodo histórico de grave crisis medioambiental y crisis de los modelos productivos, de consumo y residencial urbano, acercarnos a explicaciones que se acerquen a las diversas maneras en las que entendemos la relación  con “la naturaleza” resulta urgente.  En este sentido, la primera pregunta de investigación que intersecta nuestros tres casos de estudio trata de averiguar qué discursos y prácticas sobre la naturaleza se producen y reproducen en los diferentes modelos de habitar, producir y consumir en las iniciativas abordadas y en los ámbitos institucionales que participan. Desde aquí nos preguntamos de un modo más concreto: ¿En qué formas las diferentes formas de habitar, producir y consumir en las iniciativas abordadas están relacionadas con los discursos/prácticas económico-políticos asociados a la “emergencia climática”?.

Tenemos en cuenta que el proyecto de la modernidad ha traído consigo sofisticadas y eficaces fórmulas de control y  gobierno del ciclo biológico de los cuerpos humanos y de las poblaciones como nunca antes. En esta dinámica, a partir de las nuevas lógicas y formas de creación de conocimiento y discurso, la creación de otredades articuladas en base a oposiciones binarias ocupa un lugar privilegiado.  Entre estas oposiciones la separación entre lo humano (“cultura”) y lo no humano (“naturaleza” ) ha permitido, legitimado y producido una cosmovisión hegemónica en la cual todo lo no humano está al servicio de lo humano. Esta jerarquización  permea toda la existencia pero también es objeto de nuevos reclamos y contestaciones que se sitúan como alternativas no sólo discursivas sino también prácticas. Precisamente esta premisa nos lleva a preguntarnos ¿Qué formas de definir y abordar la dualidad naturaleza/sociedad y las categorizaciones asociadas a ella se discuten y establecen en la relación/agendas entre iniciativas y ámbitos institucionales formales?. Asumir este terreno de estudio nos enfrenta a un problema-oportunidad central en nuestras investigaciones:  ¿Qué metodología nos permite  acercarnos a captar las comprensiones de “la naturaleza” que impregnan los discursos y las prácticas del habitar, consumir y producir, en todos sus matices?  Confrontar a los sujetos frente a definiciones de “naturaleza” o “lo natural”,  conduce generalmente a silencios incómodos o a espacios discursivos comunes que pueden contener parte de sus realidades, pero que suelen estar muy determinados por las dinámicas de deseabilidad social. El reto reside en nuestra capacidad de llegar  a las diferentes cosmovisiones de la “naturaleza” sin forzar definiciones precisas, poniendo el foco en las prácticas y discursos.

1.2. Prácticas, discursos y valores en lo socioeconómico y político.

Esta segunda dimensión analítica aborda los valores y prácticas socioeconómicas y políticas de los agentes implicados en las iniciativas ecosociales de nuestros casos de estudio y reflexiona sobre la “alternatividad” de estos valores y prácticas así como su articulación con los valores y prácticas hegemónicos. En este sentido, nos preguntamos: ¿cuáles son las lógicas de estas iniciativas ecosociales y en qué medida podemos hablar de propuestas “alternativas” y “transformadoras” en un contexto capitalista?

También nos interesa analizar las distintas estrategias de crecimiento de estos colectivos y detallar qué cambios se observan a lo largo del cambio de escala. Por ejemplo, ¿existe una mayor profesionalización de las tareas?, ¿hay cambios en los tiempos y la remuneración del trabajo?, ¿cuáles son las transformaciones en las dimensiones políticas de los proyectos?, o ¿en qué casos el crecimiento implica un proceso de institucionalización?

Desde esta dimensión analítica, nos interesa explorar las relaciones de producción, distribución  y consumo y cómo se articulan dentro de una misma iniciativa o bien entre distintas iniciativas. Del mismo modo, queremos analizar en profundidad las dimensiones políticas de los proyectos centrados en la producción y de los proyectos focalizados en el consumo para observar si existen tensiones y conflictos entre las diferentes iniciativas ante temas recurrentes como el precio de los productos o el papel de la distribución en estos sistemas de aprovisionamiento.

A menudo las personas que participan de estas experiencias colectivas son agentes activos de cambio. Las transformaciones de sus hábitos de consumo y vidas cotidianas acaban configurando estilos de vida diferentes a los hegemónicos. En este sentido, el hecho de participar en un colectivo como una cooperativa de consumo no solo modifica la alimentación de los socios y socias sino que también implica cambios en otros hábitos de consumo como puede ser el ocio, el transporte o otros temas como la crianza y la educación. Es por eso que nos resulta relevante preguntarnos  acerca de las tensiones y resistencias entre los diferentes estilos de vida y de consumo que despliegan  y cuales son las relaciones de poder que se establecen entre ellos. Finalmente, esta dimensión de análisis está atravesada por el concepto de la sostenibilidad de la vida que nos permite articular las dimensiones macroeconómicas y políticas desde una perspectiva de la economía política con las macroeconómicas y políticas de la cotidianidad de la vida de los agentes (Sarkis 2018).

1.3. Las derivas de la institucionalización

Esta tercera dimensión de análisis se orienta a comprender , en primer,  lugar las características de las actuales políticas públicas que se están desarrollando en diferentes escalas (locales nacionales y europeas) sobre cambio climático y sostenibilidad medioambiental en relación con: agroalimentación, naturalización de la ciudad y modos de habitar y producir en el espacio rural. En este sentido nos interesan especialmente los cauces de acción institucionalizados que involucran a las diversas iniciativas que abordaremos, los agentes que participan y las maneras en las que suceden diálogos, alianzas, negociaciones,  y dependencias mutuas. Consideramos que las formas de participación de las asociaciones en las estructuras de elaboración e implementación de políticas públicas que tienen que ver con la emergencia climática y medioambiental, no siguen una lógica lineal. Las iniciativas y asociaciones actúan como agentes activos que toman decisiones sobre su vinculación con las administraciones, con los movimientos sociales y también con el ámbito mercantil, siguiendo una lógica de conflicto- acceso, entradas y salidas (Coll-Planas Y Cruells, 2007; Ruch y Neidhart 2002).

En segundo lugar, nos interesa analizar  las maneras en las que en el devenir de las iniciativas abordadas, se producen (o no) procesos de institucionalización que suponen cambios en las formas de gestionar los recursos y las infraestructuras, en la organización del trabajo, en las dinámicas de toma de decisiones e interlocución con las administraciones, en la profesionalización de saberes y roles, etc. En este devenir resulta igualmente importante reparar en las tensiones entre la intervención que realizan las iniciativas en la provisión de recursos, gestión de recursos, etc.  y la acción política que se desarrolla desde diversas formas de interlocución, reivindicación, confrontación, etc.. Entendemos, en este sentido, que resultará  necesario conocer y comprender las diferentes estrategias de las iniciativas para influir en los procesos de decisión pública a la vez que mantienen su autonomía política y la capacidad de desafiar y transformar.

Para abordar estas dos cuestiones nos parece pertinente tener en cuenta los matices tanto teóricos como metodológicos que aportan Coll-Planas y Marta Cruells (2012) sobre el concepto de institucionalización. En este sentido, atendemos a la institucionalización como el proceso por el cual las iniciativas van desdibujando sus fronteras en sus relaciones de interlocución con las instituciones públicas. Este proceso puede abordarse según las autoras desde tres aspectos que también nos resultan centrales: 1-  La priorización de la interlocución con las instituciones públicas y los modos en los que esta transcurre. 2-  El nivel de dependencia financiera de las instituciones públicas. Lo cual implica atender a las distintas maneras de financiación de las iniciativas y los efectos que producen respecto a su autonomía política. 3-  La orientación de la actividad de las iniciativas: bien hacia la intervención (provisión de recursos, gestión de servicios, etcétera), o bien  hacia la acción política, (reivindicación, interlocución etcétera). Y considerar si esta actividad se desarrolla prioritariamente en un marco institucional, no institucional o mixto. Consideramos que la institucionalización no es un proceso involutivo ni lineal donde las iniciativas actúan como agentes pasivos que terminan siendo absorbidos por la administración. En este sentido concordamos con las autoras en la utilidad de distinguir entre el proceso de institucionalización antes definido y el proceso de formalización por el cual una asociación aumenta su volumen presupuestario, formaliza su estructura organizativa, incorpora la jerarquización y formalización en la toma de decisiones, aumenta el volumen del trabajo asalariado y la profesionalización de los roles y/o la implicación de profesionales como militantes o como colaboradores de carácter puntual. Igualmente necesario resulta diferenciar el proceso de institucionalización y formalización del proceso de  estatalización, entendido éste, según las mismas autoras, como el proceso por el cual el ámbito estatal asume el control de una determinada problemática social, por ejemplo la renaturalización de los espacios urbanos, la repoblación de espacios rurales, la producción agroecológica y sostenible de alimentos, etc., implementando políticas públicas, creando organismos específicos y estableciendo cauces institucionales para gestionar el conflicto. Esta diferenciación subraya la necesidad de estudiar las demandas y acciones de cada iniciativa y los movimientos sociales con los que enlazan, así como con el contexto político y mercantil,  para atender a la importancia que otorgan al Estado en su resolución, aspecto que conduce a plantear la tensión entre la voluntad de que el Estado intervenga para atender una demanda y la vigilancia para que éste no tenga un poder excesivo.

2. Retos y cuestiones  en torno a nuestros casos de estudio y la sostenibilidad de la vida.

Nuestros tres casos de estudio están atravesados por la mirada a la sostenibilidad de la vida y se apartan –no sin conflictos y tensiones– de la mirada economicista cuyo objetivo central es la acumulación de capital.

De este modo abordaremos la organización y el funcionamiento de los sistemas de aprovisionamiento agroecológico no orientados hacia la acumulación del capital sino a la construcción de sistemas alimentarios “justos con las personas y el ambiente”. Las iniciativas agroecológicas que constituyen los casos de estudio mantienen en sus desarrollos prácticos la perspectiva ecofeminista en tanto que internaliza los costes sociales y ambientales de los sistemas agroalimentarios en contraposición al sistema agroindustrial que sistemáticamente los externaliza. En este sentido, desde la producción se cultivan alimentos siguiendo técnicas productivas respetuosas con el medioambiente y estableciendo precios que no responden a la lógica de acumulación sino precios que permitan una “vida digna “a las productoras. Así, el concepto de “dignidad” también incorpora el valor intangible de lo material, el bienestar de las personas. Desde la producción se demanda un “precio justo” que permita “vivir con dignidad, una vida que merezca la pena ser vivida” y esto implica poder vivir dignamente de lo que se produce, a la vez que mantener su modo de vida y sostener la reproducción de la vida de forma global. Por su parte, desde el consumo, las personas se organizan colectivamente en grupos o cooperativas de consumo para decidir conjuntamente cómo alimentarse con “productos respetuosos con las personas y el medioambiente”. Estas organizaciones se sitúan, además,  a sí mismas en el camino hacia la soberanía alimentaria entendiendo ésta como el derecho y capacidad de los pueblos para decidir sobre su sistema alimentario. De tal modo que los sistemas de aprovisionamiento agroecológico actuales difícilmente pueden ser explicados desde el paradigma economicista hegemónico, y precisan una mirada que incluya la perspectiva de la sostenibilidad de la vida y que permita articular las dimensiones sociales, económicas, ambientales y políticas de los colectivos. Ahora bien, no podemos obviar que dichos sistemas de aprovisionamiento se enmarcan en el mercado capitalista dominado por los valores de la competencia y el valor de cambio de los alimentos. En este sentido, resulta fundamental explorar las tensiones, conflictos y resistencias que se establecen en estos colectivos que quieren situarse fuera del mercado pero que inevitablemente están atravesados por este.

En el caso de los huertos urbanos, nos encontramos con una variedad de situaciones que hacen complicado establecer cualquier forma de generalización sobre su organización y funcionamiento. Lo que sí puede  aventurarse es que son artefactos asociativos y organizacionales de participación en la gestión del espacio urbano y sus recursos socio-ambientales, que funcionan como agencias coordinadoras del interés cívico, afectivo, moral y político sobre lo público y común, sobre lo “natural” y lo “ecológico” ubicado en el espacio vivido.  Desde los huertos y dentro de ellos, emergen “variados intentos de habitar un mundo mejor” (Bourrieau, 2002 [1998]: 31) que tienen que ver, tanto con la experiencia más próxima y subjetiva de aquello que afecta al hábitat cotidiano y local, como a la sostenibilidad de la vida en un modo amplio. Siguiendo a Latour y Weibel (2005) podrían ser comprendidos, además, como “parlamentos” o “asambleas” que se activan en torno a espacios y en los objetos mismos que los pueblan, desplegándose desde ellos formas de relación, acción y expresión. Su devenir transcurre imbricado con las dinámicas institucionales, regulaciones administrativas y políticas públicas sobre sostenibilidad medioambiental en las ciudades generadas en un contexto de “emergencia climática”. Concretamente, el proceso de legalización y municipalización de los huertos urbanos iniciado en 2014 viene situando a los huertos urbanos frente al desempeño de un  doble rol: 1-el de “infraestructuras” y “servicios medioambientales urbanos” municipales para la gestión “transformadora”, “ecológica” y “sostenible” del espacio público, sus recursos y residuos y 2- el de “espacios comunitarios autogestionados” de socialización y de “desarrollo personal”, “producción agroalimentaria” y “expresión política”. En este sentido la investigación pone el foco en este contexto de diálogos, tensiones y expectativas mutuas entre la administración de la ciudad y los huertos urbanos, apuntando cuestiones como:  ¿De qué maneras los huertos urbanos son iniciativas en términos concretos y específicos que articulan “nuevas” demandas y prácticas de gestión socio-ambiental en la ciudad (incluyendo alternativas económicas de cuidados mutuos, profesionalización, consumo, producción y distribución de recursos naturales)? ¿Cómo se articulan/enfrentan las demandas/reivindicaciones “transformadoras” que emanan de los huertos urbanos sobre la sostenibilidad de la vida con la agenda “hegemónica” sobre la “(re) naturalización” del espacio urbano en el contexto de “emergencia climática”? ¿Qué imágenes y expectativas de participación ciudadana, en distintas escalas, confluyen en y emergen desde las administraciones y los  huertos urbanos en los procesos políticos y económicos que atañen a la (re)naturalización de la ciudad y su “sostenibilidad” en el contexto de crisis económica, climática y medioambiental?

El estudio de las nuevas formas de ruralidad, nos remite a un escenario actual donde lo rural ocupa un espacio central en los discursos y prácticas sociales, económicas e institucionales. Las crisis económicas previas, la crisis ecológica estructural y la crisis sanitaria actual han situado en el centro a lo rural como vía de escape ante las tensiones que estos procesos suponen. Los nuevos movimientos poblacionales y las nuevas “rutas económicas verdes” se presentan como solución frente a un modelo capitalista tradicional en crisis y un modelo de producción y reproducción de la vida urbano que expulsa a sus habitantes de diversas maneras (Linck, 2001; Halfacree, K., 2007; ). Todo esto, acontece en un momento donde las dinámicas de despoblamiento de una parte relevante del Estado Español continúan de forma constante a la vez que  la ciudad/lo urbano se expande hacia lo rural desdibujando límites geopolíticos, económicos, sociales y culturales que antes se percibían como claros y estables (Pereiro & Prado, 2013). Y en este contexto, vemos que las nuevas formas de ruralidad son una parte central de esta expansión simbólico-territorial que transporta las dinámicas de lo urbano a lo rural (Hannerz, 1989), resultando en una suerte de modelo territorial expansivo radial.

De entrada y aún en este estadio de investigación, vemos que entre los diferentes modelos de neoruralización destacan dos grandes tendencias: La neoruralidad residencial y la neoruralidad vital. En la primera se traslada el domicilio a los espacios rurales mientras se mantienen gran parte de las prácticas laborales, de consumo y relaciones sociales que tenían en la ciudad; en la segunda se plantean formas de proyectar, emprender y desarrollar la movilidad a lo rural desde un proyecto vital completo, incorporando elementos ideológicos y emocionales que se concretan en formas de gestión del tiempo, formas de establecer las relaciones familiares y sociales, y formas de consumir, que, además, tienden a ser conectados discursivamente con “valores económicos no capitalistas” y “valores ecológicos”.

A pesar de sus diferencias,  en ambas taxonomías encontramos, no obstante, un contexto marcado por una fuerte simbolización de “lo natural” como “solución” y “escape” (Oliva, 2010), muy presente en relatos críticos con determinadas formas de gestión de la vida, las relaciones, el tiempo y el espacio (vivienda, emociones, cuidados, consumo, espacios públicos, servicios públicos esenciales, cuerpo y enfermedad, etc)  y la búsqueda de nuevos modos de gestión de los mismos. Es aquí  donde la sostenibilidad de la vida en relación con las cosmovisiones de lo natural ocupa un espacio central que cruza y articula estos complejos procesos vitales. Todo lo anterior nos conduce a pensar que para poder acercarnos a estos procesos necesitaremos construir una suerte de cartografía comunitaria acerca de las diferentes formas de pensar y habitar lo rural como resultado del cruce entre cosmovisiones de “lo natural” y las formas de sostenibilidad de la vida posibles (prácticas económicas, cuidados, habitabilidad, trabajo, etc.). Para lograr esto, necesitamos identificar las diferentes prácticas económicas de explotación y consumo material, los patrones de habitación, los modelos de familia y espacio de interacción emocional y social y los diferentes discursos y prácticas en torno a “lo rural”, “lo natural” y “la naturaleza”. De manera concreta lo que nos estamos preguntándonos ronda en torno a ¿cuáles son las diferentes formas de producir “lo rural” y “lo natural” en relación con las diferentes formas de sostenibilidad de la vida que existen y se ponen en marcha tras la movilidad/expansión a lo rural? y ¿Cuáles son las mutaciones que se dan en estas tras la tensión del encuentro entre las diferentes formas de habitar y pensar lo rural?

3. Reflexiones finales

Cómo puede observarse el concepto de sostenibilidad de la vida atraviesa los tres casos de estudio en tanto que existe una voluntad e intención de cuidados mutuos entre las personas y el entorno. En este sentido, consideramos que una perspectiva antropológica sólo basada en el análisis de una lógica hegemónica capitalista no alcanza a explicar los discursos y prácticas de iniciativas que incorporan los cuidados a humanos y no-humanos en el  centro de sus devenires socioeconómicos y políticos en un contexto de emergencia climática  muy presente en los discursos de los diferentes actores implicados.

En este punto, abrimos diversas preguntas interconectadas que esperamos ir explorando a lo largo de nuestro trabajo de campo. Por un lado,  ¿qué formas tienen las prácticas actuales capaces de desestabilizar la certeza de la dicotomía naturaleza/cultura en nuestros casos de estudio? ¿Cómo abordar la relación entre las cosmologías de la naturaleza y las prácticas económicas, en un contexto de “emergencia climática”? Por otro lado, ¿Cómo incluir a nivel epistemológico pero también metodológico la perspectiva de la sostenibilidad de la vida sin partir de los dualismos producción/reproducción, público/privado, economía/sociedad, capital/vida, naturaleza/sociedad? ¿Qué tensiones observamos entre la lógica y los valores hegemónicos capitalistas y las diferentes lógicas y valores político-económicos que emergen en nuestros casos de estudio? Finalmente, ¿Cómo enfocar metodológicamente el análisis de las iniciativas abordadas como agencias activas en las relaciones con el ámbito estatal, mercantil, de los movimientos sociales, familiares, etc.? ¿Cómo abordar los procesos de producción cultural  que son capaces de  generar las iniciativas en distintos ámbitos de lo cotidiano (consumo, ocio, trabajo, participación política/ciudadana/comunitaria,  cuidados…) sin perder la relación con los procesos de transformación económica que nos ocupan en el contexto de la “transición ecosocial” y a la “crisis ecológica”?

Bibliografía

Bourdieu, P.. (2002)  Las estructuras sociales de la economía, Buenos Aires, Manantial.

Bourriaud, N. 2002 (1998). Relational Aesthetics. Dijon: Les Presses du Réel.

Carrasco, C. (2009), Mujeres, sostenibilidad y deuda social. Revista de Educación, núm. Extraordinario, pp. 169-191. En: http://www.revistaeducacion.mec.es/re2009/re2009_08.pdf

Coll-Planas, G., & y Cruells, Marta (2007), ‘Revisión crítica del concepto de institucionalización: propuesta de distinción analítica y aplicación en el estudio de tres movimientos sociales’, IX Congreso Español de Sociología, Barcelona.

Descola, P. (2001). Construyendo Naturalezas. Ecología Simbólica y Práctica Social. En P. Descola and G. Pálsson (Eds) (2001) Naturaleza y Sociedad. Perspectivas Antropológicas. México DF: Siglo XXI: 101-123.

Giorgi, G. (2014) Formas comunes. Animalidad, cultura y biopolítica. Buenos Aires: Eterna Cadencia.

Halfacree, K. (2007). Back‐to‐the‐land in the twenty‐first century–making connections with rurality. Tijdschrift voor economische en sociale geografie, 98(1), 3-8.

Herrero, Y. (2015) Apuntes introductorios sobre el Ecofeminismo. Hegoa, Centro de Documentación Hegoa Boletín de recursos de información nº43, junio 2015. En:https://publicaciones.hegoa.ehu.eus/es/publications/334

Latour, B., Welbel, P. (2005). Making Things Public: Atmospheres of Democracy. Cambridge: ZKM. MIT Press. Pp.5-31

Linck, T. (2001) El campo en la ciudad: reflexiones en torno a las ruralidades emergentes. Relaciones. Estudios de historia y sociedad, vol. 22, no 85.

Pálsson, G. (2001) Naturaleza y sociedad: perspectivas antropológicas. Madrid: Siglo xxi.

Reigada, A. (2012). Reflexiones feministas en torno a la confrontación globalización agroalimentaria vs. soberanía alimentaria. Áreas. Revista Internacional de Ciencias Sociales, (31), 123-137.

Perez Orozco, C (2010) Crisis multidimensional y sostenibilidad de la vida. Investigaciones Feministas, 2010, vol 1 29-53

Rucht, D & Neidhardt, F. (2002). “Towards a ‘movement society’? On the possibilities of institutionalizing social movements.” Social Movement Studies 1(1): 7-30.

Santamarina, B. (2006) Ecología y poder. El discurso medioambiental como ecología. Madrid: ed Catarata.

Sarkis, D. (2018). “‘Muerta a trabajar’. Consideraciones feministas sobre la crisis (de la reproducción social) en Vélez Málaga (España)”. Revista Andaluza de Antropología 14: 89-107.

os baldios e as prÁticas comUnitÁrias em portugal

Relatoría del I Seminario permanente ECOEMBEDDEDNESS (29/1/2021)

Ambito 1_Paz Moreno (UNED) y Pedro Hespanha (Universidade de Coimbra)_ Parte 1

1. Os baldios e as práticas comunitárias nas aldeias

As formas de bens comuns que hoje designamos de baldios[1] – ou de montes vicinais, na Galiza – são apenas afloramentos das práticas comunitárias regidas pelo direito consuetudinário ou costumeiro, que procuravam assegurar a sobrevivência dos povos na maior parte das sociedades ditas tradicionais[2].

O “compáscuo” (pastos comuns), a transumância do gado, a partilha das águas de rega, o aproveitamento dos matos (tojos) e das lenhas, a entreajuda nas sementeiras e colheitas são fruto da organização coletiva dos camponeses para enfrentarem as necessidades que todos partilhavam, incluindo a luta contra o fisco e as rendas abusivas, e para auto-regularem os seus conflitos, quer através de deliberação coletiva quer através de agentes eleitos com competências de mediação.

Na verdade, estas regras que regiam a vida das comunidades aldeãs eram uma realidade que os juristas ignoravam, porque ficava fora dos códigos, da lei escrita, ou que tratavam de um modo depreciativo, designando-as  como o direito dos rústicos, ou seja, daqueles que viviam nas aldeias, fora das cidades – gente rude, pouco educada, incapaz de compreender as subtilezas do direito.

E pur si muove… E, no entanto, elas funcionavam…

Tendo eu vivido a minha infância numa pequena aldeia do centro de Portugal, posso testemunhar como era a vida destas comunidades ainda nos anos 1960, antes de emigração massiva dos camponeses para o norte da Europa.

A observação mais surpreendente é sobre a elevada autosuficiência das aldeias (pueblos), que conseguiam viver sem precisar de quase de nada que pudesse vir de fora. As únicas pessoas que não eram de lá – e eram precisas – eram o padre, o mestre escola (el maestro) e o farmacêutico. Tudo o mais que era preciso havia na aldeia: o barbeiro, o alfaiate (sastre), as costureiras, o alveitar (curador popular das doenças dos animais), o ferreiro, os carpinteiros e os pedreiros, o merceeiro (tendero) e o taberneiro, todos eles camponeses também.

Para entender o modo de vida e a cultura das aldeias é preciso, portanto, descobrir muitas das instituições invisíveis que garantem aquela autonomia. Tratando-se de comunidades humanas, existem normas, valores simbólicos e estruturas de poder que regulam praticamente todas as atividades sociais e as relações com a natureza. Mencionarei apenas algumas delas:

  • A economia do casamento (estratégias de aliança, rituais e obrigações de vizinhança, critérios de escolha dos padrinhos e convidados; Q: porquê os casamentos nas aldeias tinham tantos convidados?),
    • A economia do morar (relação com os progenitores: um compromisso entre intimidade e distância; a ajuda mútua na construção da habitação;  um desenho da habitação que permita combinar o uso residencial com o uso produtivo e com o uso convivencial (casa, oficina e adega – bodega de vino)
    • Os sistemas elaborados de repartição de herança (como compatibilizar distribuição igualitária com preservação do património; como compensar quem ficava a tratar dos pais?),
    • Os sistemas elaborados de resolução dos conflitos (os agentes mediadores: os “partidores da água”, os “homens do acordo” e os “homens da fala”, os “louvados”, “mulheres fortes e sábias” (Fonseca, 2005:41),
    • A “sociedade providência” ou seja, a prestação de cuidados numa base não mercantil e com uma lógica de reciprocidade (em casos de doença, acidente, incapacitação, ou morte), para suprir a falta de provisão de cuidados pelo Estado,
    • O papel e o modo de organização das festas, das feiras, dos jogos, das brincadeiras, para o reforço das solidariedades e da coesão social (¿como eram recrutados os/as mordomos/as? ¿como se articulava o programa sagrado com o programa profano?)
    • O sistema de redes clientelares como instrumento de gestão das desigualdades dentro da comunidade (¿o que legitimava o poder dos padrinhos?)
    • Os modos de censura social, como instrumento de desencorajamento das atitudes individualistas na comunidade (troças ou sátiras coletivas, a “serração da velha”, a “queima do Judas”; as “assuadas” (protestos coletivos ruidosos), os “testamentos” e as “pulhas” (misto de troça e ridicularização de comportamentos como a avareza, descaraterizando a voz com um funil), as “cegadas “carnavalescas”.
    • Uma relação com a natureza cuja regra de ouro era usar os recursos sem os esgotar, evitando o desperdício, reciclando os produtos, não arriscando em situações de incerteza.

Nas últimas cinco décadas, porém, muito mudou no espaço rural português, depois que a economia das famílias camponesas deixou de depender, como no passado, do trabalho agrícola nos campos e da posse da terra. Hoje, a) a população das aldeias combina a agricultura com outras formas de atividade e b) combina o rendimento das terras com outros rendimentos obtidos fora.

O estudo das trajetórias ocupacionais das famílias camponesas, mostra que a maior parte dos filhos de agricultores que casaram e residem na freguesia reassumiu a agricultura de seus pais, apesar de ter uma profissão não agrícola. Fá-lo em condições diferentes, menos dependentes do esforço e da disponibilidade pessoais e recorrendo a meios provindos, em parte, da esfera da economia local; em parte, da esfera económica de mercado.

Em regiões onde a localização dos empregos obriga a uma deslocação mais continuada para fora da aldeia, porventura para fora do país, encontramos a mesma atração pela sua terra de origem, traduzida nos comportamentos conhecidos a) da presença física em atos de celebração da vida coletiva local ou da presença simbólica, b) da gestão à distância do património (construção da casa, compra de terrenos, investimento em bens coletivos) e, finalmente, c) do retorno à aldeia e à agricultura, tantas vezes adiado, mas sempre desejado.

Os factos parecem confirmar que a pequena agricultura familiar e os espaços sociais que a enquadram estão a ser recriados em novas formas, num processo de articulação com os outros sectores da sociedade. Também o impacto das políticas públicas e sociais do Estado central ou dos municípios, em domínios tão diversos quanto o urbanismo, o estímulo às PMEs, a promoção do turismo e a proteção da saúde e a segurança social tornaram as aldeias menos auto-suficentes e corroeram muitas das instituições que asseguravam essa auto-suficiência.

Dito isto, há que reconhecer que nem a agricultura camponesa foi absorvida pelo capitalismo nem a sociedade rural se dissolveu num modo de vida urbano e cosmopolita dominado pela competição e pelo frenesim consumista. A metamorfose das comunidades rurais é um processo lento, com avanços e recúos e dotado de grande imprevisibilidade.

2. Uma história breve das terras comunais em Portugal

No caso português, as origens das terras comunais perdem-se no tempo, mas existem testemunhos que permitem constatar que a sua posse nunca foi pacífica e que as comunidades tiveram de enfrentar o risco quase constante de as perderem frente a ameaças vindas de vários lados.

Um período particularmente crítico foi o da ditadura salazarista, em que o Estado usou os terrenos baldios nas suas políticas de colonização interna (orientando os excedentes demográficos para zonas menos densas de população onde avultavam os baldios) e de florestação dos terrenos incultos (descurando os usos não agrícolas dos baldios que eram essenciais para a sobrevivência das populações). A devolução dos baldios ao “povo”, em 1976, na sequência da Revolução dos Cravos, marca a) um período novo para as comunidades se recomporem e b) uma oportunidade de elas lançarem projetos de revitalização destinados a estancar o êxodo rural intenso das últimas décadas. A partir de então, é a própria comunidade que tem o direito à propriedade dos bens comuns e não mais as entidades administrativas, seja a freguesia ou o concelho, como acontecia antes. Segundo a Constituição da República Portuguesa de 1976 os baldos pertencem ao setor cooperativo e social.

Recuando muito, a história mostra que nos séculos XII a XIV se deu uma acentuada expansão dos baldios, relacionada com a reconquista cristã. Abundantes concessões régias promoveram a instalação de famílias camponesas em terrenos conquistados, atribuindo-lhes regalias e, em muitos casos, terrenos de fruição comum e não apropriados individualmente para que prosperassem em comunidades autogeridas.

Mas esta expansão não se deu sem dificuldades.

Logo no século XIV, surge uma proto-burguesia de comerciantes que reivindica o acesso aos campos incultos e aos terrenos comunais com o argumento de que eles não estavam a produzir excedentes para o mercado. A partir de então crescem as reclamações das comunidades contra os abusos dos nobres e dos agricultores comerciantes que se apropriam ilegalmente das terras comunais.

Mais tarde, já no século XVIII, o crescimento da população e a necessidade de facilitar o acesso à terra, associada à influência das doutrinas fisiocratas, coloca a propriedade comunal frente a novas ameaças. Exigia-se um uso mais intensivo da terra e a transformação dos baldios em propriedade individual. A propriedade comum passa a ser vista, cada vez mais, como um resquício do regime feudal a ser abolido. Mas a oposição dos povos a estas ameaças esteve sempre presente e manifestou-se em ações de protesto, registadas em vários pontos do território nacional (Rodrigues, 1987; Tengarrinha, 1994).

Ao longo do século XIX, o processo de penetração das relações capitalistas na agricultura acelera-se e, com ele, aumenta a pressão para a extinção das formas coletivas de propriedade. É esse o sentido da nova legislação, publicada entre 1804 e 1815, que permite a divisão dos bens comuns pelos “compartes” e impõe a transferência da gestão dos baldios das comunidades para a administração local (municípios). Logo a seguir, a revolução liberal de 1820 revelou-se militantemente antifeudal e anti-comunitária, identificando o sistema agro-pastoril comunitário com o atraso e a ignorância, tal como viria mais tarde exprimir um dos seus epígonos: “a existência de baldios, dos pastos comuns, é um dos mais graves embaraços ao progresso da agricultura entre nós” (Herculano, s/d: 35).

O Código Civil de 1867 reconhece a existência das práticas comunitárias e integra os baldios na propriedade dos municípios e das freguesias, definindo-os expressamente como “coisas comuns”, ou seja, “não individualmente apropriadas, das quais só é permitido tirar proveito […] aos indivíduos compreendidos em certa circunscrição administrativa” (artigo 381).

Dois anos depois, em 1869, uma nova lei pretende submeter os baldios ao regime de desamortização – que tinha sido aplicado aos bens nacionais (1834), aos bens da Igreja e das instituições de “mão-morta” (1861 e 1866) -, preservando apenas aqueles que as comunidades provassem ser absolutamente essenciais para o uso comum. A forte reação popular contra esta ameaça de apropriação dos bens comuns impediu a aplicação generalizada desta lei. Mais tarde, em 1893, é a ideia positivista de levar o ”progresso” à agricultura que inspira a nova vaga de legislação contra os baldios, desta vez para promover a colonização de terras incultas e comunitárias por camponeses sem terra, esperando com isso aumentar a produção de alimentos para o mercado.

Mas foi a escassez de alimentos, vivida especialmente durante a 1.ª Guerra Mundial, que levou os governos, através de leis sucessivas, a estimular um aumento das áreas para a agricultura à custa de terras comunais. O ataque mais sério aos baldios, com essa perspetiva, foi desencadeada por Salazar e operou em várias frentes:

  1. Reforço das medidas que, desde o século XVII, promoviam a divisão dos baldios, atribuindo aos municípios o poder de dispor das terras comuns;
  2. Assentamento de famílias camponesas em “Colónias agrícolas” instaladas em terrenos baldios (“colonização interna”);
  3. Imposição de uma reserva de 400.000 ha para a florestação (cerca de 80% dos baldios recenseados na época), sendo nela proibidos os usos tradicionais de pastoreio e a colheita de lenha e de matos, promovendo-se assim a substituição da pecuária pela produção de madeira (Brouwer, 1995).

A florestação foi vista pelas comunidades como um “roubo” e não como um “presente”, tal como lhes era apresentado. A intrusão abusiva dos Serviços Florestais do Estado nos baldios, a atitude prepotente dos guardas-florestais e a plantação de espécies florestais muito vulneráveis a fogos incitaram a uma forte resistência popular. Porém, o governo reagiu sistematicamente a esta resistência com intimidação, repressão e multas.

A uma outra escala, a pressão para a florestação dos baldios não pode deixar de estar associada ao aumento do valor económico da madeira, desde o século XIX, e ao facto de se ter tornado atrativo o investimento na plantação de floresta para alimentar as indústrias da madeira (nos seus variados ramos, desde a construção civil e a produção de pasta de papel, ao mobiliário e à construção naval), bem como a indústria dos produtos resinosos, e ainda para abastecer de lenha e de “sulipas” os caminhos de ferro (Estevão, 1983).

3. A metamorfose das comunidades rurais e os novos usos dos baldios

Em 2001 havia na região Norte de Portugal[3], aquela que concentra a maior parte dos baldios, cerca de 820 baldios, distribuídos por 584 freguesias (das 1426), ocupando 277 mil hectares, ou seja, 13% da área total da Região e envolvendo 407 mil compartes (11% da população residente e 22% da população rural[4], ou cerca de 97% da população das freguesias [parroquias] com baldio). No recenseamento mais exaustivo dos baldios em Portugal, realizado 1938, existiam na Região Norte 3754 baldios, ocupando uma área de 490 mil hectares, ou seja quase um quarto da área total da Região. Portanto, desde então o número de baldios reduziu-se para ¼, embora em área a redução tenha sido apenas para ½, ou seja a redução afetou sobretudo os baldios de menor dimensão (Baptista, 21, q.1.1).

Ao longo do tempo os usos dos baldios têm mudado e, sobretudo depois da perda de importância da agricultura como fonte de rendimento das famílias rurais, esses mudanças têm sido mais aparentes a parecem estar a afetar a função tradicional dos baldios.

O uso tradicional dos baldios incluía múltiplos aproveitamentos: o pastoreio de gado, a recolha de madeira ou de pedra para edificações, de matos para combustível ou para a fertilização das terras, a produção de mel, a extração de areia ou de água, etc. A par do uso coletivo dos recursos por diversas formas – rebanhos coletivos, fornos e eiras comunitários, equipamento de uso comum, levadas e caminhos, etc. – as terras comunais eram também usadas pelos vizinhos ou compartes para cultivo individual,  em sortes distribuídas periodicamente segundo regras costumeiras de acesso e fiscalização.

A alteração desta função de suporte da economia da comunidade que os baldios desempenhavam a) começa com a política de florestação iniciada nos anos 1930, b) aprofunda-se com emigração da população rural nos anos 1960 para as cidades e para o estrangeiro e c) culmina com a integração mercantil da pequena agricultura camponesa, por via da motomecanização, do uso de alimentos concentrados para os animais, e de fertilizantes químicos para as terras, da substituição da madeira e da pedra por cimento, na construção das casas.

O inquérito de 2001 veio revelar a existência de uma débil relação entre os povos e os baldios em torno das atividades tradicionais. “Em 427 das 584 freguesias com baldios, cada família residente realiza, em média, menos de uma atividade tradicional no baldio” (Baptista, 45). A função dos baldios desloca-se cada vez mais da economia individual dos vizinhos para a economia da comunidade no seu conjunto que viu aumentar as suas receitas pela venda dos produtos tradicionais do baldio a terceiros, designadamente madeira, pedra, resinas, mel, ou pela exploração comercial de novos usos. Dentre estes destacam-se a caça (livre ou reservada), os parques eólicos, as antenas de telecomunicação e difusão, o arrendamento de parcelas, as rendas da captação de águas, as atividade de lazer, recreio, desporto ou de fruição ambiental abertas ao exterior e, envolvendo, frequentemente, entidades organizadoras que canalizam a procura urbana pelos espaços rurais e remotos.

A crescente conversão dos baldios em espaços abertos mediante contrapartidas, gera um grande afluxo de recursos que permitem melhorar as condições de vida dos compartes e contribuir, assim, para a manutenção das comunidades.

Hoje coexistem, com quase nenhuma articulação entre elas, três diferentes economias: 1) uma economia rentista das comunidades (em cerca de 50% dos baldios; 2) uma economia de produção dos compartes fortemente associada às atividades tradicionais (em pouco mais de 10% dos baldios); 3) uma economia de livre acesso aberta utilizadores não-comunitários (em apenas 7%) (Baptista, 2010: 61).

Entendemos que o caso das comunidades com baldios pode constituir um campo de análise muito rico das condições que podem favorecer a revitalização dos espaços rurais.

Retomemos as formas preponderantes no atual uso dos baldios, mencionadas anteriormente, para sublinhar os fatores que podem, em cada uma delas, determinar o sentido das mudanças.

A combinação entre estratégias coletivas (tipo 1) e estratégias individuais (tipo 2) permite enraizar mais solidamente na comunidade as economias dos compartes, mas essa combinação é relativamente ambígua quanto à orientação mais mercantil ou mais comunitária dessas economias.

Deixando margem de manobra para “jogar em dois tabuleiros” – ou seja, para investir numa agricultura ou pecuária orientada para o mercado e ao mesmo tempo beneficiar direta (uso produtivo dos recursos do baldio) ou indiretamente (via conversão dos rendimentos dos baldios em capital social) – essa combinação não elimina a possibilidade de os compartes darem prioridade precisamente ao reforço do capital social.

Já quando prevalece uma estratégia rentista para o baldio, o risco a ela associado é o do relaxamento dos laços com a comunidade, sobretudo por parte daqueles que menos se beneficiam com o investimento em capital social (ou seja, “em melhoramentos que tornem a comunidade mais atrativa como local de residência, criando assim um quadro de vida mais agradável para a população cujas economias individuais já não se articulam com a utilização do baldio” (Baptista, 2011:  52).

Finalmente, nos casos em que prevaleça o livre acesso de estranhos ao baldio, o risco associado é, além do relaxamento dos laços dos compartes com os terrenos comunitários, a perda de controle sobre o uso que se faz desses terrenos e a sua potencial degradação, quer quando esse uso envolva atividades massificadas de recreio, desporto ou lazer, quer quando implique uma exploração descontrolada dos recursos não renováveis (Hardin, 1968). A probabilidade de os baldios se tornarem meios de produção de valores de troca e de geração de serviços mercantis é elevada nestes casos, sendo dificilmente compatível com uma utilização limitada por razões de proteção ambiental.

O caso das terras comunais pode ser, assim, um campo muito rico de análise das condições que podem favorecer a revitalização dos espaços rurais, tendo em conta novas utilizações dos bens comunais.

Em estudos anteriores, pude concluir que os novos usos dos baldios podem divergir na sua orientação estratégica: em alguns casos eles apontam para um reforço da identidade da comunidade, em outros eles apontam para uma abertura do uso a estranhos, mediante a oferta de uma ampla gama de serviços, desde a recreação, desporto e lazer numa perspetiva puramente comercial. O objetivo do presente estudo é continuar a aprofundar esta questão, agora através de uma análise comparada das mudanças no uso das terras comunais no norte de Portugal e na Galiza.

5. Os comuns, entre o público e o privado

Precisamos de ultrapassar as distinções introduzidas pelo direito romano e pela economia política que dividem o mundo social entre privado e público, negando assim o facto de poderem existir comuns.  Na realidade, o comum não é um público emancipado da tutela do Estado. Com os comuns, trata-se de um coletivo ou, a alguma outra escala, uma sociedade que se dotou de uma instituição destinada a satisfazer as necessidades coletivas e que deveria ser governada democraticamente.

Para a economia neoclássica os bens públicos podem ser usufruídos por qualquer pessoa, sem ter de pagar, e este uso não reduz a quantidade desse bem que fica disponível para as outras pessoas. O Estado é, em princípio, o garante da provisão e do acesso a esses bens de forma universal e independentemente do rendimento do utilizador. Muitos bens não produzidos, tais como a terra, a água dos mares e dos rios, o ar que respiramos, seriam bens comuns da humanidade, destinados a serem fruídos por todos. Porém, alguns deles foram privatizados  ou estatizados e o acesso ao seu uso foi limitado. Em outros casos, os bens comuns são partilhados por comunidades mais restritas, podendo ser usufruídos por qualquer pessoa dessas comunidades, mas o seu uso não se alarga a outras pessoas. Finalmente, os bens privados são de uso exclusivo dos seus proprietários e o seu uso por outrem rege-se pelas leis do mercado.

Os bens comuns definem-se para além da sua dimensão jurídica, pela sua dimensão comunitária: eles só se explicam no seio de uma comunidade que tem as suas regras e valores e que é quem define os temos em que os bens são fruídos.  Com a modernidade, foram criadas normas jurídicas sobre os bens comuns que conflituam com os costumes instituídos pelas comunidades. Essas normas tendem a desconhecer a propriedade comunal ou a subalterniza-la  relativamente ao direito público ou ao direito privado. É assim que muitos bens comuns são tutelados pelo direito público e as regras da sua manutenção e utilização entregues à competência das entidades públicas[5]

Contra a regra do individualismo possessivo, que se tornou hegemónica na modernidade, reagiram vários movimentos contra-hegemónicos: o movimento comunitarista da primeira metade do séc. XIX, liderado por Owen e Fourier; o coletivismo económico ou libertário, ligado a Bakounine e Mella; o movimento mutualista, a que estão ligados os nomes de Proudhom e de Raiffeisen; e movimento cooperativo, a que estão ligados os Pioneiros de Rochedale e o nome de Charles Gide e da Escola de Nîmes. Em Espanha, alguns nomes se destacaram na identificação das causas do declínio do comunitarismo agrário, como Rafael Altamira na sua História da Propriedade Comunal (1890) e Joaquin Costa, nos seus estudos sobre Coletivismo Agrário (1898) e Direito Consuetudinário e Economia Popular em España (1902); e, em Portugal, Oliveira Martins, sobretudo na sua obra Quadros Das Instituições Primitivas (1883).


Notas

[1] Atualmente, o termo “baldio” é usado na linguagem jurídico-administrativa portuguesa para designar os terrenos comunais. Baldios são áreas de terras tradicionalmente geridas pelas comunidades aldeãs e utilizadas pela população local para inúmeras atividades. Etimologicamente, “baldio” significa terra nua ou não cultivada, mas esse não é o sentido que as comunidades associam ao termo. Desde logo, porque tradicionalmente os baldios tinham um claro uso produtivo – criação de gado – e, mesmo na atualidade, em que o número de rebanhos diminuiu bastante, três quartos dos baldios estão ocupados com floresta.

[2] Os bens comuns ou comuns constituem uma realidade muito diversa. Além dos terrenos comunais, de que tratamos agora, é habitual distinguir outras modalidades, como os comuns ambientais, os comuns culturais e intelectuais, os comuns digitais, oscomuns urbanose oscomuns de bem-estar.

[3] Grosso modo a norte do Rio Douro.

[4] Vivendo em aglomerados de <2000 habitantes

[5] No caso de Bolonha (Itália), a regeneração dos bens comuns da cidade (parques e jardins, iluminação pública, infraestruturas digitais) levou à criação de pactos colaborativos entre a os cidadãos organizados por comunidades e a Administração da cidade.

Ecoembeddedness

Este Blog es parte del proyecto de I+D+i “Cambiando los paradigmas: practicas y discursos de las “economías transformadoras” en un contexto de urgencia ecosocial” (PID2019-106757GA-I00// ECOEMBEDDEDNESS). Consideramos que la comunicación y la transferencia van de la mano y forman parte del propio proceso de investigación en el que participamos. En este sentido, las entradas y publicaciones del Blog están orientadas tanto a un público especializado en la materia, como al público en general y responden a los siguientes objetivos:

  • Dar a conocer y compartir los avances del proyecto de investigación en sus diferentes fases y ámbitos.
  • Iniciar y mantener abierto un proceso de archivado del desarrollo del proyecto, acompañado de un trabajo reflexivo sobre el mismo.
  • Generar una red de intercambio y debate tanto con la comunidad científica como con los diversos agentes que colaboran en el proyecto.
  • Difundir los principales eventos relacionados específicamente con el proyecto y eventos relacionados con el ámbito de investigación de forma general.

Nuestro proyecto de investigación, ECOEMBEDDEDNESS, se enmarca en el ámbito de las Ciencias Sociales, concretamente, trabajamos desde los campos de la antropología económica, la economía política y los estudios feministas, enlazándolos con desarrollos actuales que desbordan, imbrican y resignifican las categorías tradicionales de análisis como: las relaciones con el medioambiente, las relaciones de propiedad, la triada producción/distribución/consumo y las formas y procesos de reproducción social.

La propuesta de investigación que planteamos en ECOEMBEDDEDNESS está encaminada a analizar los contextos específicos de acción y relación en los que se desarrollan iniciativas concretas que actualmente se autodenominan y pueden englobarse bajo el paraguas de “economías transformadoras” y tratan de erigirse en respuestas críticas y prácticas y/o iniciativas viables frente a los desajustes socioeconómicos existentes hoy. El objetivo general de este proyecto es entender y dar a conocer qué son las llamadas “economías transformadoras”:

1) Como concepto teórico que habitualmente aglutina significados diferentes y ambivalentes para los diversos agentes que participan del mismo.

2) Como iniciativas prácticas que tratan de implementar “transformaciones “en distintos contextos locales y en diferentes ámbitos relacionados con las maneras de producir, de habitar y consumir, de distribuir los recursos, las formas de integrar la vida humana y la naturaleza, o de repartir los tiempos dedicados a la vida y al trabajo.

3) Como argumento marco que trata de involucrar a la sociedad civil de varias maneras en respuesta a transformaciones, malestares y reivindicaciones económico-políticas en curso.

Desarrollamos esta investigación desde una metodología cualitativa y una perspectiva etnográfica, basada en casos de estudio concretos, aglutinados en cinco ámbitos de análisis:

  1. (Re) Significación de la propiedad y los bienes comunes.
  2. Formas de organización económicas no orientadas a la acumulación.
  3. Gestión de los recursos medioambientales en el contexto de la transición ecosocial y a la crisis ecológica.
  4. Provisión de los cuidados y gestión de los tiempos dedicados a la vida.
  5. (Re) Significación de la producción/gestión en la “economía de plataforma”. Dentro de estos cinco ámbitos de análisis, prestamos especial atención a tres dimensiones transversales de observación y análisis:
    • Las tensiones entre los valores a los que se adscriben estas autodenominadas “economías transformadoras” y el hecho de insertarse sus prácticas en una lógica de mercado capitalista transnacional.
    • Las tensiones que se desarrollan entre las agendas políticas, las propuestas prácticas y los discursos de las iniciativas que se enmarcan en las llamadas “economías transformadoras” y aquellas de las administraciones y las políticas públicas.
    • Las tensiones que emergen en las iniciativas entre la adscripción a una base militante y convencida y los objetivos de incluir a un público general y más amplio.

Nuestro equipo está coordinado por dos IP. Jesús Sanz (UCM) y Sara Sama (UNED) y compuesto por 18 investigadoras/es de diversas universidades de España y Portugal: Pedro Hespanha (CES-U.Coimbra), Michela Giovannini (CES-U.Coimbra), Luciane Lucas dos Santos (CES-U.Coimbra), Andrés Spognardi (CES-U.Coimbra), Paz Moreno Feliú (UNED), Gema Alcañíz (UNED), Violeta Velasco (UNED), Sofía Ugena (UNED), Gael Carrero(UAM), David Berná (UCM), Patricia Homs (UB), RaquelAlquezar (UdG), Matxalen Legarreta (UPV/EHU), Irati Mogollón (UPV/EHU), Lucía del Moral (UCA), Alba Artiaga (UCM), Richard Pfeilstetter (US). También serán invitados a participar con entradas o textos los asesores externos (Dolors Comas (URV), David Gallar (UCO) y, Benjamín Tejerina (UPV) y las EPO (Ente Promotor Observador): FUHEM, REAS (Red de Economía Alternativa y Solidaria), Economistas sin Fronteras.

Reflexionando sobre las economías transformadoras

Relatoría del I Seminario permanente ECOEMBEDDEDNESS (5/11/2020)

Sara Sama Acedo (ssama@fsof.uned) y Jesús Sánz Abad (jesusanz@cps.ucm.es)

El Seminario Permanente ECOEMBEDDEDNESS es un espacio mensual que hemos creado para encontrarnos todxs los miembros del proyecto y tejer juntxs esta andadura con nuestras reflexiones sobre las lecturas que tenemos entre manos, nuestras experiencias de campo y reflexiones de investigación. Compartimos dudas e incertidumbres desde los diferentes ámbitos de investigación que componen el proyecto e intentamos vislumbrar salidas, respuestas, aunque casi siempre marcamos nuevos interrogantes para seguir reflexionando. Los primeros seminarios de este año están dedicados a presentar los diferentes ámbitos que componen el proyecto

1 . (Re) Significación de la propiedad y los bienes comunes.

2. Formas de organización económicas no orientadas a la acumulación.

3. Gestión de los recursos medioambientales en el contexto de la transición ecosocial y la crisis ecológica.

4. Gestión de los cuidados y los tiempos dedicados a la vida.

5. (Re) Significación de la producción/gestión en la “economía de plataforma”.

El primer Seminario, lo coordinamos Jesús Sanz (IP1) y Sara Sama (IP2), con la intención de que fuera una especie de presentación e introducción a los siguientes seminarios. En este sentido tratamos de aproximarnos al concepto mismo de “economías transformadoras”; comenzamos presentando el contexto sociopolítico, teórico y práctico en el que emerge el concepto, sus significados y desafíos, y posteriormente discutimos algunas cuestiones que emergen al pensar en este concepto desde una revisión de Polanyi (1994; 2003), Susana Narotzky (2010) y Nancy Fraser (2013). Como conclusión cerramos el seminario esbozando algunas cuestiones que dejamos abiertas para la reflexión sobre algunos aspectos que consideramos de interés en el estudio de las economías transformadoras por haber sido poco abordados.

Las “economías transformadoras”, ¿qué son?

La noción de “economías transformadoras” se ha popularizado notablemente en los últimos años como una suerte de paraguas conceptual que designa y legitima el discurso y las prácticas de agentes de muy diversa índole que, en el ámbito de lo económico, se sitúan en un espacio heterogéneo y opuesto a lo que consideran discursos y prácticas económicas hegemónicas (Suriñach, 2017).

Al cobijo de estas “economías transformadoras”, encontramos prácticas o iniciativas asociadas a la economía feminista, la economía social y solidaria, las economías colaborativas, prácticas inspiradas en los bienes comunes (tanto los tradicionales como los denominados “comunes digitales” como los “comunes urbanos”) así como al “Movimiento en Transición”, el decrecimiento, la agroecología o la soberanía alimentaria, entre otras. Estas iniciativas tienen como denominador común apelar a un discurso en el que se presentan como prácticas asociadas a lo “ético”, lo “justo” o lo “responsable”, a la vez que reivindican la necesidad de construir una economía “al servicio de las personas” o que ponga “la vida en el centro” como forma de legitimar sus prácticas en términos discursivos.

Fuente: Álvaro Porro (alvarop@pangea.com)

Estamos pues, ante un concepto polisémico que, además de su dimensión económica, tiene una fuerte dimensión movilizadora y crítica de tipo político-moral, dado que estas prácticas frecuentemente buscan presentarse como una propuesta de acción “alternativa” frente al orden capitalista.

El interés por este tipo de temáticas emerge, en términos sociopolíticos, en buena medida con las repercusiones de la crisis financiera de 2008, en el clima de malestar social generado por la gestión de dicha crisis, y en la efervescencia colectiva vivido tras el ciclo de protestas iniciada con el 15-M. En un contexto marcado por el debilitamiento progresivo del estado keynesiano y su rol redistributivo, desde múltiples estancias -y especialmente algunos movimientos sociales-, exploran y reivindican vías de organización socioeconómica alternativas a la economía de mercado y la economía centralizada por el Estado.

Al aproximarnos a esta noción, podemos advertir cómo en el uso del término “economías transformadoras” confluyen tres dimensiones: una primera dimensión teórica interesada en construir un paradigma “alternativo” sobre lo económico, crítico con el paradigma convencional hegemónico de la economía clásica. Una segunda dimensión política que se refiere a estas iniciativas como una propuesta de” transformación social” hacia la que transitar frente a las clásicas polaridades construidas en torno a la economía de mercado y de la economía centralizada por el Estado. Y una tercera dimensión que apela a un tipo específico de iniciativas prácticas y experiencias que por sus rasgos o características se identifican o son identificadas con esta categoría de economías transformadoras.

De este modo, el carácter polisémico y ambiguo que presenta la idea de “economías transformadoras” nos lleva a preguntarnos: ¿estamos ante un nuevo concepto de “moda” con cierto carácter prescriptivo y adscriptivo -una práctica es transformadora en la medida en que se identifique con esta noción-?, ¿qué es lo “transformador” en las iniciativas que así se definen y con respecto a qué?  En términos de desarrollo analítico, ¿existen elementos teóricos novedosos detrás de este término? ¿qué aporta en el marco de las ciencias sociales la noción de “transformación” empleada en este contexto y qué similitudes o diferencias ofrece respecto a la noción de cambio social? 

Transformación, mercancías ficticias y desincrustación.

Un buen punto de partida para reflexionar por el sentido que tiene la noción de transformación hoy es preguntarnos por cuáles son las prácticas, valores e ideas hegemónicas en el plano económico. Esa mirada, nos remite al predominio de la economía de mercado y a un orden neoliberal que, como señalan Laval y Dardot (2013), además de constituir una política económica se ha convertido en una forma de vida basada en hacer de la competencia la norma universal de los comportamientos, y cuya lógica ha ido impregnando progresivamente la mayor parte de las esferas de la vida cotidiana.

Adentrándonos en esta cuestión, desde un punto de vista teórico, la obra de Karl Polanyi, “La gran transformación” ([1944] 2003), nos pareció ser una referencia analítica ineludible para aproximarnos a la noción de transformación por dos razones. En primer lugar, por constituir un trabajo de referencia en muchos de los desarrollos teóricos y prácticos que se enmarcan bajo el concepto de “economías transformadoras”.  En segundo lugar, por constituir su obra una reflexión fundamental para entender el concepto mismo de transformación en relación con la configuración de lo económico en Occidente.

Siendo partícipe de un momento de profunda crisis y convulsión político-económica, Polanyi desarrolló una perspectiva teórica crítica respecto al fracaso de lo que consideraba la utopía del liberalismo económico, esto es, la pretensión de edificar una sociedad a partir de un mercado autorregulado (Polanyi, 2003: 26). A grandes rasgos, Polanyi presenta la configuración del capitalismo no como un proceso evolutivo natural de lo económico sino como una “anomalía” en términos históricos y etnográficos.  Esta anomalía estriba en el proceso progresivo iniciado en el siglo XVII que se dará en Occidente por el cual la tierra, el trabajo y el dinero fueron progresivamente convertidas en mercancías y con ello, tratadas como si hubieran sido creadas para la venta. 

Para Polanyi, este hecho condujo a un proceso de institucionalización progresiva de  lo económico en el que el conjunto de actividades relacionadas con la  producción, distribución, circulación y consumo pasaron a regirse por el dominio de un mercado formador de precios basado en la oferta y demanda agregadas. Este hecho, además, se vio acompañado por la configuración de todo un instrumental teórico de análisis -la economía clásica-, que presentará la economía como una esfera de conocimiento delimitada, autocontenida y circunscrita al mercado de tipo capitalista, cuyo estudio en un método deductivo, estaba basado en la agregación de los comportamientos individuales en un entorno de mercado y desprovistos de cualquier tipo de consideración moral. 

En este proceso se produce lo que el autor denomina la dislocación o desincrustación de la economía frente a la sociedad y el mercado con respecto a los demás fenómenos económicos, que establece las bases para la creación de una sociedad de mercado, en la que todos los aspectos de la vida social pasan a estar subordinados a la lógica del mercado.  A diferencia de lo sucedido en otros contextos donde también existieron mercados, el salto fundamental para la configuración de una sociedad de mercado como se verá más adelante fue la consideración de la tierra, el trabajo y el dinero como mercancías sometidas a la lógica del intercambio.

Más allá de este planteamiento general, entre las varias contribuciones de su trabajo, hemos seleccionado tres nociones desarrolladas por este autor para iniciar la comprensión de algunos de los anclajes teóricos de los discursos y prácticas en lo económico que se consideran y son consideradas como “transformadoras”.

La primera noción es la de mercancía ficticia. Con esta noción, Polanyi destaca cómo al menos desde la Modernidad, las economías son construcciones eminentemente políticas y no el mero resultado natural de procesos evolutivos. La emergencia del capitalismo y la configuración de la sociedad de mercado se ha basado en lo que considera una falacia teórica y política, basada en considerar a la tierra y el trabajo como si fuese una mercancía más. Según Polanyi, ninguna de éstas había sido concebidas para el intercambio porque o bien no habían sido producidas por humanos (como la tierra) o no podían estar en venta (como sucedía con el trabajo). De ahí que Polanyi llegue a afirmar que “jamás se concibió una ficción más efectiva en una sociedad, porque la tierra y el trabajo se compraban y vendían libremente, y se les aplicaba el mecanismo de mercado similar a los de las mismas mercancías que se producían con su intervención” (1994:82). De la misma forma, para este autor, tampoco el dinero podía considerarse una mercancía sino una creación política, puesto que no es algo producido para ser vendido en el mercado, sino que es un signo de valor, un medio de cambio, y un medio de pago. 

El concepto de “mercancía ficticia” ha resultado ser un concepto central en los discursos y análisis que se enmarcan en la corriente de las llamadas “economías transformadoras” para explicar las actuales crisis económicas y proponer alternativas a ellas. Como sostiene Fraser (2013: 125-126), en ambas épocas, los defensores del libre mercado avanzan en la mercantilización de todas las condiciones previas necesarias para la producción de mercancías. Hoy como ayer, el trabajo, la naturaleza y el dinero se conciben como objetos a la venta en mercados «autorregulados», es decir, las bases fundamentales de la producción y el intercambio se conciben como mercancías iguales que cualesquiera otras. En cambio, frente a este planteamiento y a modo de contestación, desde diferentes instancias asociadas a las economías transformadoras se apela continuamente a la necesidad de construir unas relaciones de producción, intercambio y consumo insertas y relacionadas con el conjunto de la sociedad y la naturaleza en las que no faltan menciones de tipo moral que apelan a la necesidad de construir unas relaciones “más justas”, sostenibles, o “al servicio de las personas” 

La segunda noción que propone Polanyi, derivada de la idea anterior, es la noción de desincrustación. Con esta noción, el autor se refiere al proceso progresivo por el cual lo económico fue considerado como una esfera autónoma del conjunto de lo social y cuyo estudio se podía realizar, además, al margen del contexto natural en el que se encontraba. Este proceso tuvo importantes repercusiones a la hora de entender el estudio de lo económico y en el caso de las “economías transformadoras” es un elemento clave en la configuración de análisis de lo económico, narrativas y maneras de organizar las prácticas económicas. Una primera repercusión, está relacionada con el hecho de que, a partir de considerar a lo económico como una esfera autónoma de lo social, los mercados dejan de considerarse en si mismos instituciones y de estar arraigados a otras instituciones sociales y, por tanto, sujetas a normas morales y éticas. De este modo, se abre la puerta a que la sociedad quedé subordinada y modelada por el mercado como una creación autónoma y naturalizada. Una segunda repercusión fue que, junto a este proceso, se realizó una suerte de recorte epistemológico en el que el estudio de lo económico quedó circunscrito al estudio de las transacciones realizadas en el ámbito del mercado formador de precios, invisibilizando y no considerando como intercambios económicos a la circulación de bienes y servicios existentes y realizadas bajo otras lógicas. Esta idea se ilustra bien en el conocido iceberg de Gibson-Graham (2006) quien representaba todo aquel conjunto de transacciones que normalmente se equiparan al estudio del económico (aquellas visibles en el iceberg), frente a otro tipo de circulación de bienes que normalmente no son considerados como transacciones económicas.

Fuente: Gibson-Graham, 2006.

La revisión histórica que realiza Polanyi de este proceso de creación de una sociedad de mercado se complementa con una tercera noción de utilidad también ampliamente utilizada en los desarrollos de las llamadas “economías transformadoras”: la idea del doble movimiento. Desde esta noción, y a la luz del estudio histórico de cómo fue el proceso de mercantilización de la tierra y el trabajo durante el siglo XVIII, el autor  da cuenta de cómo el movimiento favorable hacia una dinámica mercantilizadora, del que participaban, por un lado,  las fuerzas políticas y los intereses comerciales que defendían la liberalización de los mercados y la ampliación de la mercantilización, se encontró como respuesta con un proceso opuesto a la desintegración de comunidades y la ruptura de la solidaridad,  lo que Polanyi llama el “movimiento de autoprotección de la sociedad”, apoyado por una  amplia base interclasista, que incluía obreros urbanos y terratenientes, socialistas y conservadores, que buscaba «proteger a la sociedad» de los estragos del mercado, defendiendo el papel del estado como regulador político económico y garante de la protección social. De esta forma, junto al intento de subsumir lo social a la esfera de lo económico se abre la puerta al intento de remoralización de lo económico.

Veamos ahora de qué manera abordamos estas ideas a la luz de la lectura de Fraser, N. (2013) en nuestro Primer Seminario Permanente.

Del doble al triple movimiento. ¿Una apuesta metodológica?

La lectura de Fraser, N. (2013) nos sitúa en un escenario de crisis económica, ecológica y política en el que, como ya hemos visto, buena parte de los análisis críticos que indagan en ello recuperan la obra de Polanyi, concibiendo incluso la situación actual como una «segunda gran transformación», o una «gran transformación recurrente». Pero la propuesta de Fraser introduce una cuestión central a nuestro entender y abre las puertas a una vía metodológica muy interesante.

Según Fraser, a pesar de las similitudes estructurales entre la crisis de la época polanyiana y la actual, la respuesta política hoy es bien distinta. Si en la primera mitad del siglo XX, nos encontrábamos, como mostraba Polanyi, con un doble movimiento, ahora, en cambio, nos encontraríamos, más bien, en un escenario definido por un “triple movimiento” en el que, además de los partidarios de la mercantilización y los defensores de la protección social, encontramos a los partidarios de la emancipación. Fraser introduce así un tercer grupo de agentes variados,  que entraron en   escena desde  la década de 1960 por todo el mundo, aglutinando una enorme gama de luchas sociales y cuyas reivindicaciones giran principalmente en torno a cuestiones de reproducción social ( la educación, la sanidad, la vivienda, el agua, la contaminación, los alimentos y la vida comunitaria) y relaciones de estatus (véase las políticas de reconocimiento por cuestiones de género, sexualidad, religión, lengua, raza/etnia y nacionalidad).

Al introducir nuevos agentes Fraser pone de manifiesto el hecho de que, en este escenario de crisis político-económica, cada agrupamiento de agentes puede aliarse, en principio, con cualquiera de los otros dos, en contra del tercero y que, a diferencia de antaño, el consenso logrado sobre la necesidad de afianzar la «protección social» desde el papel regulador del estado está en entredicho. La defensa de la protección social y su mantenimiento es, a menudo, ambigua, y, específicamente, en relación con los movimientos emancipadores, Fraser sostiene que han de tenerse en cuenta, no solamente sus aportaciones críticas hacia el neoliberalismo sino también, cómo han generado sinergias con sus defensores. Desde las críticas al Estado por practicar una forma de protección social excluyente en diversos ámbitos, los movimientos emancipadores han aportado, también, “una parte del «nuevo espíritu» del capitalismo, una base carismática a nuevas formas de acumulación de capital, calificadas de «flexibles», «respetuosas con la diferencia», «que fomentan la creatividad desde abajo»”, etc.

Si bien es cierto que, como quedó expuesto en el seminario, la propuesta de Fraser contiene varios espacios para la crítica, como el hecho de atribuir al Estado un papel excesivamente débil en los procesos de surgimiento del mercado y en su desarrollo contrario a la postura del propio Polanyi. También es cierto que su texto, contiene una propuesta metodológica que evita cargar las tintas en visiones excesivamente economicistas y funcionalistas enfocadas exclusivamente en la «lógica del sistema» propia del capitalismo, e invita a enfocar, en cambio, hacia la «lógica de la acción social», para dilucidar los proyectos de los distintos agentes, y las gramáticas de las negociaciones, tensiones y luchas. Además, nos incita a prestar atención a aquellos “principios generales de las reivindicaciones que median entre estructura y agencia”, los imaginarios sociales a través de los cuales las personas experimentan interpretan y evalúan las condiciones sociales (2013:131).

Se introduce así, en términos metodológicos, la cuestión de las escalas en los procesos de transformación.  Y emergen interrogantes necesarios para nuestras investigaciones. ¿Cuales son las escalas que, con sus diferentes agencias y relaciones entre ellas, intervienen en las propuestas económicas “transformadoras” actuales? ¿Qué espacios de acción definen en estas escalas y necesitan ser etnografiados? ¿como se imbrican estas diferentes escalas en la práctica?

En este sentido resulta interesante plantear nuestra observación a las iniciativas socioeconómicas “transformadoras” que nos ocupa no tanto como “objetos” acabados y replicables en distintas escalas, sino más bien como procesos de cambio imbricados, no siempre completos o acabados, ni coherentes entre sí, que pueden ser comprendidos desde los espacios concretos de acción y relación en los que se desarrollan las prácticas que los generan. Podemos en este contexto recordar a Marcus cuando decía “Siga a la gente; siga a la cosa; siga a la metáfora; siga la trama, la historia, la alegoría; siga la vida o la biografía; siga el conflicto” (Marcus 1995: 105 ss.), al proponer un tipo de investigación multisituada /multiescalar/ diseñada alrededor de cadenas, caminos, hilos, conjunciones, o ensamblajes de localizaciones en las que el etnógrafo establece alguna forma de presencia literal, física, con una lógica explícita y patente de asociación o conexión entre los sitios. ¿Podemos situar en este sentido cuestiones concretas? Por ejemplo: (1) ¿en qué consisten estos espacios de prácticas de transformación como despliegues de cuerpos de acción articulados?, (2) ¿qué forma cultural (sentidos de la acción social y/o formas de la vinculación social o del espacio-tiempo) adquieren esos cuerpos de acción en los procesos de su puesta en práctica y creación? (3) ¿qué dimensiones analíticas hay que crear o reformular en el lenguaje de la teoría para dar cuenta de esos cuerpos de acción prescindiendo, en lo posible, de esquemas dualistas predefinidos? (4) ¿en qué formas emergentes de sujetos, objetos y/o agentes cobran cuerpo esas prácticas de transformación?

¿Cómo abordar las tensiones que emergen en un contexto re-moralizador de la economía?

Otro punto importante en el abordaje de la “transformación” a la que quisimos aludir es el componente re-moralizador implícito en las prácticas, discursos y desarrollos teóricos en el ámbito de las “economías transformadoras”.  Partimos con la lectura de Susana Narotzky (2010) de la idea de que, en buena parte de las propuestas científico-sociales que desarrollan modelos teóricos que analizan y a la vez facilitan proyectos diversos de intervención política en el ámbito económico, concretamente, políticas económicas autodenominadas ‘alternativas’, está implícito el proyecto político de re-moralizar la economía en el sentido de devolverle su dependencia respecto a objetivos humanos fundamentalmente ligados a la reproducción de vida. Son propuestas herederas de la obra de Mauss (1924) y, como veíamos al comienzo, también de Polanyi (1957, 1971). Sitúan en el centro de su crítica la separación del sistema de mercado capitalista de todas las formas anteriores en base a su des-incrustación o falta de ‘moralidad’ y toman los conceptos de capital social y reciprocidad como ejes de teorización y acción. Sin embargo, dice Narotzky, existe una cierta indefinición en la utilización de estos conceptos y una falta de análisis detallado y de comparación de los procesos empíricos que se clasifican bajo estos paraguas conceptuales. Ambos son conceptos que contienen un aspecto moral y relacional que subraya, precisamente, aquello que en las relaciones sociales es difícilmente cuantificable puesto que remite a la especificidad particular de los contextos históricos sociales y culturales y a la experiencia acumulada de las personas implicadas. Son estas cualidades, sin embargo, las que resultan en su apropiabilidad desde dos polos bien opuestos. De un lado, desde los desarrollos neoliberales, se quieren convertir en ‘activos’ capaces de ser contabilizados en términos de mercado –(Marx (fetichismo de la mercancía que esconde las relaciones humanas) y luego Polanyi (mercancía ficticia de la vida del trabajador)–. Y desde el polo opuesto, los activistas y teóricos de las diversas propuestas de economías alternativas, los señalan como la fuente relacional y organizativa transformadora que contiene la potencialidad de producir lo necesario para vivir en los márgenes del sistema de mercado e incluso colonizar lugares más centrales de los procesos económicos. 

En este escenario, la lectura de Narotzky lanza algunas cuestiones que nos pueden ser útiles en términos metodológicos. ¿Cómo podemos repensar los conceptos que, como capital social y reciprocidad, contienen un aspecto relacional y moral y que se utilizan desde polos opuestos al mencionar la “transformación” económica? ¿Es útil concebir el componente moral y relacional de conceptos como la reciprocidad y el capital social como exteriores y opuestos respecto a las relaciones definidas como económicas, propias del sistema capitalista? ¿Puede entenderse más bien la producción de esa dimensión ‘otra’ de las relaciones sociales como parte del proceso de construcción de formas de dependencia, desvinculadas, contractuales y objetivizadas que posibilitan las relaciones sociales que llamamos capital? ¿De que maneras la construcción del saber social experto de los últimos 150 años nos mantiene en una visión dualista de las relaciones sociales: las económicas (guiadas por la racionalidad económica) y las ‘otras’ (guiadas por la inteligencia emocional o social)?

Según la autora el capitalismo se asienta en una ambivalencia originaria entre ‘interés’ y ‘moral’, esta ambivalencia no es algo ‘exterior’ y ‘anterior’ al ‘mercado’ sino constitutiva de este sistema. Sin embargo, el modelo neoclásico en tanto modelo ideológico “oculta el aspecto ambiguo de las relaciones fundamentales entre capital y trabajo”. Las relaciones de obligación moral se presentan como relaciones de obligación contractual. Las relaciones de dependencia personal se presentan como relaciones pactadas libremente. Las relaciones ambivalentes se presentan como unívocas. Y los sujetos vinculados se presentan como desvinculados. Esto es algo que Marx y Polanyi ya pretendían capturar con sus ideas de fetichismo, de mercancías ficticias, de subsunción formal, de incrustación. Pero a juicio de Narotzky, no llevaron esta ambigüedad latente hasta sus últimas consecuencias: “acabaron por construir su obra en base a una dicotomía que postulaba como punto de anclaje teórico la auténtica racionalidad y desvinculación del sistema de mercado en su lógica histórica y su realización empírica final” (2010:7).

Siguiendo esta vía, la lectura de esta autora nos invita a superar la clásica separación del sistema de mercado capitalista de todas las formas anteriores en base a su des-incrustación o falta de ‘moralidad’ para atender a las tensiones y las ambivalencias de la construcción, legitimación y práctica de la obligación mutua y de la responsabilidad tanto económica como política. Tensiones que, principalmente, se encuentran en la manera en la que la reciprocidad y el capital social emergen como conceptos centrales tanto en las iniciativas que abordamos y que se autodenominan “transformadoras” como en el modelo de capital social neoliberal hegemónico. Ello nos puede ayudar a observar relaciones sociales situadas simultáneamente en circuitos de aprovisionamiento dentro y fuera del mercado, en marcos políticos universalistas y particularistas, en procesos distributivos tanto benéficos como predatorios.  Y por tanto a comprender el tipo de articulaciones que se proponen entre modalidades tan diversas de economía en lo que respecta a sus objetivos, sus lógicas y al tipo de relaciones sociales que establecen. No excluye, ni mucho menos, esta propuesta de análisis la articulación con el Estado, aunque es cierto que la autora carga las tintas en comprender las maneras en las que bien los modelos neoliberales, bien las nuevas economías, contemplan su relación con el Estado, descuidando quizá una cuestión que para nosotrxs es de suma importancia también ¿de que maneras el propio estado se concibe a sí mismo y ejerce  como agente activo, regulador, y en este sentido, también “transformador”,  en relación con el desarrollo de  iniciativas económicas “críticas” y “alternativas”?.

Ausencias y aperturas para continuar pensando.

A raíz de las lecturas analizadas y discutidas, y cavilando en relación con nuestro incipiente trabajo de campo en el proyecto, concretamente en relación con la cuestión de las escalas, los agentes implicados y sus imbricaciones, esbozamos lo que consideramos algunas ausencias en los análisis de las “economías transformadoras” especialmente relacionadas con el supuesto carácter inclusivo que se le atribuye.

Una de estas ausencias, es, por ejemplo, la escasa atención prestada a la diversidad poblacional presente en las iniciativas que suelen servir de análisis en el reciente corpus analítico sobre las “economías transformadoras”. Algunas participantes llamaron la atención sobre cómo muchos de los sujetos que forman parte de este tipo de iniciativas son personas mayoritariamente de clase media, extracción urbana, en la mayor parte de los casos con estudios superiores y homogéneas en términos étnicos. Son escasas las propuestas que emergen dentro de estas iniciativas protagonizadas por otros sujetos como población inmigrante o rural. De la misma forma, en este tipo de iniciativas abundan propuestas económicas centradas en el sector servicios (cooperativas de educación, cooperativas de cuidados de personas mayores y niños/as, consultoras de servicios que prestan servicios a la administración, etc.), a la vez que son muy escasas las iniciativas que emergen dentro de estos ámbitos dentro del sector primario y, muy especialmente, en el ámbito de la industria.

Ante estas ausencias tanto en los análisis como en la práctica de las iniciativas que han sido objeto de estudio, cabe preguntarse por las razones que están detrás de estas importantes diferencias y los posibles factores explicativos sobre éstas, ¿de que maneras categorías como la clase social, la etnicidad, la raza, se articulan en las iniciativas que se consideran y son consideradas “transformadoras”? ¿de que maneras la ausencia de algunos perfiles específicos en las iniciativas “transformadoras”, tensiona la misma idea de “transformación” con las que en múltiples ocasiones se presentan estas iniciativas públicamente? ¿Qué agentes y relaciones contribuyen a delimitar lo que parece ser un nicho propicio para el florecimiento de iniciativas económicas “trasformadoras” en el sector servicios?  ¿En que maneras influyen en este sentido las políticas sociales desarrolladas desde el Estado?

Una segunda ausencia analítica que apareció en el debate está relacionada con las maneras de gestionar los tiempos de trabajo, los tiempos de militancia, de cuidados y reproducción de la vida en las iniciativas que se autoinscriben como “transformadoras. En este sentido la superposición que se da para los participantes en estas iniciativas entre las dimensiones laborales, político-militantes y personales en una suerte de “triple presencia” resulta un aspecto a tener en cuenta en tanto es una de las cuestiones centrales de las narrativas y discursos que legitiman estas iniciativas: ¿cómo se gestiona desde las iniciativas y por parte de sus participantes esta difusa separación entre la dimensión político-militante y lo laboral en cuestiones como la gestión de los tiempos o los objetivos marcados? ¿Está esa triple presencia asociada a un riesgo de autoexplotación? ¿Cómo es presentada y gestionada en términos organizativos, económicos, y también propios de las vidas personales esta superposición de dimensiones? ¿de que maneras afecta esta “triple presencia” a la continuidad de las iniciativas?

Finalmente, una última cuestión a abordar tiene que ver con la idea del pluralismo económico desde la que se asocia frecuentemente al estudio de este tipo de iniciativas. En este sentido, diversos autores han destacado la necesidad de prestar atención a la existencia de prácticas económicas cuyas lógicas no están basadas en la lógica de la acumulación, reconociendo la existencia de una pluralidad de formas económicas (Gibson-Graham, 2011). Sin embargo, en esta idea del pluralismo económico prevalece una suerte de coexistencia más o menos armoniosa, y no parece haber sido abordada en los desarrollos analíticos sobre estas iniciativas “transformadoras” las continuas tensiones y negociaciones existentes entre estas lógicas diversas derivadas de la existencia de relaciones de poder asimétricas entre ellas.

En conclusión, a partir de buena parte de los interrogantes planteados emerge la necesidad de centrarnos en el análisis de las prácticas que rodean a este tipo de iniciativas más allá de las narrativas legitimadoras construidas en torno a la noción de transformación, una narrativa que se hace especialmente atractiva en un contexto social marcado por la necesidad de explorar nuevas alternativas más allá de la economía de mercado y la economía centralizada por el Estado.

Es, desde el análisis de las prácticas cotidianas desde donde podemos atender algunas de las ausencias analíticas reseñadas anteriormente, así como observar algunas de las tensiones que se dan entre estas iniciativas y el contexto de economía de mercado en el que se insertan. Así, la mirada a las prácticas concretas y al contexto donde éstas se insertan es una atalaya privilegiada para reflexionar sobre cuestiones como los límites al carácter democratizador de estas iniciativas y su (supuesto) carácter inclusivo; las tensiones que se plantean entre los sujetos que protagonizan estas prácticas entre la esfera productiva y otras esferas; así como  las tensiones y negociaciones que emergen entre la diversidad de lógicas y racionalidades que coexisten en el plano económico.  Y es, en este marco, donde emerge la etnografía como herramienta metodológica que puede revelarse especialmente útil para arrojar luz sobre algunas de estas cuestiones reconstruyendo los contextos en los que estas prácticas se insertan,  prestando atención a la trama de sentidos, significados y prácticas que suceden en  torno a estas iniciativas, y reconstruyendo con su pretensión holística interrelaciones entre ámbitos que aparentemente no guardan conexión entre sí.

Es desde esta mirada teórica y desde estos planteamientos metodológicos, desde donde proponemos partir en los estudios de caso seleccionados asociados a cada uno de los ámbitos de análisis. Una puerta de entrada para comenzar comprender las prácticas socioeconómicas vinculadas a las llamadas “economías transformadoras” y para reflexionar sobre cómo los procesos económicos pueden ser analizados en el marco más amplio de las relaciones socioculturales.

BIBLIOGRAFÍA

De Sousa, B. y Rodríguez, C. (2011). “Introducción. Para ampliar el canon de la producción”, en De Sousa (coord.) Producir para  vivir. Los caminos de la producción no capitalista. México: Fondo de Cultural Económica, 15-62.

Fraser, N. (2013) ¿Triple movimiento? Entender la política de la crisis a la luz de Polanyi. New left review 81 jul ago 2013. [Online] Recuperado el 18 de abril 2021  https://newleftreview.es/issues/81/articles/nancy-fraser-triple-movimiento.pdf 

Gibson-Graham.  J.  K.  (2011). Una política  poscapitalista.  Bogota:  Siglo del  Hombre Editores.

Laval, C. y Dardot, P. (2013). La nueva razón del mundo, Barcelona: Gedisa.

Marcus, G. E. (1995) “Ethnography in /of the World System: The Emergence of Multi- Sited Ethnography” in Marcus, G. E. (1998) Ethnography through Thick and Thin, New Jersey, Princeton University Press: 79- 104.

Narotzky, S. (2010). “La economía social: conceptos teóricos y economía real. Una perspectiva antropológica”. Actas Congreso Internacional de Economía Social: the politics of social economies and labour control new perspectives on theory and practice. Escuela de Organización Industrial (Sevilla). [Online] Recuperado el 8 de marzo 2018 en: https://es.slideshare.net/slides_eoi/susana-narotzky-la-economa-social-conceptos-tericos-y-economa-real

Polanyi, K. (1994) El sustento del Hombre, Barcelona: Mondadori.

Polanyi, K. (2003) La gran transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo, México D. F.: Fondo de Cultura Económica. 

Porro, A (2015) “¿Qué son las economías transformadoras?” [Online] Recuperado el 18 de abril 2021 en: https://opcions.org/es/nos-gusta/las-economias-transformadoras/

Suriñach, R. (2017) Economías transformadoras de Barcelona, Barcelona: Marge Books.

PODCAST 0_13_01_2020

https://canal.uned.es/video/5e1591775578f210073d5c82

¿Otras Economías?

La economía Social y Solidaria es un concepto que surge a mediados del siglo pasado como una solución contra la desigualdad y propone unas prácticas alternativas al sistema económico actual. Analizamos los nuevos retos que se plantean las nuevas economías que surgen como alternativa para un mundo más justo.

Sara Sama Acedo profesora de Antropología Social y Cultural, Grupo Cultura Urbana, UNED

Montserrat Cañedo Rodríguez profesora del Departamento Antropología Social y Cultural, Grupo Cultura Urbana, UNED

Jesús Sanz Abad profesor de Antropología, UCM

Cambiando los paradigmas: prácticas y discursos de las economías transformadoras en un contexto de economía social

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search